¿Se enfrenta China también a una crisis energética?

Las autoridades están ansiosas por evitar los apagones generalizados de 2021

(Getty Images via The Economist)

(Getty Images via The Economist)



Fuente: infobae.com

Los aires acondicionados funcionan a toda máquina en el centro de China tanto como en Texas o en la Península Ibérica. Hasta 900 millones de chinos han experimentado temperaturas récord en los últimos días; más de 80 ciudades han emitido alertas por calor. En la provincia de Zhejiang, importante centro manufacturero del este, algunas fábricas de alto consumo energético han sido sometidas a racionamiento de energía. Los termómetros de la región alcanzaron unos 42°C el 13 de julio. Dada la humedad, parece más bien 54°C.

Para los dirigentes chinos, las temperaturas abrasadoras hacen temer que se repita la crisis energética del año pasado. Los proveedores de energía se esforzaron por satisfacer la demanda, muchas fábricas se vieron obligadas a cerrar y algunos hogares sufrieron apagones. Las autoridades han prometido evitar la escasez esta vez. Pero la agitación en los mercados energéticos mundiales causada por la invasión rusa de Ucrania y los elevados objetivos de emisiones del propio gobierno chino presentan complicaciones añadidas.

Los acontecimientos de este año y del anterior están poniendo al descubierto las contradicciones entre el deseo de una energía limpia y segura y una actividad económica vigorosa. En respuesta, los dirigentes chinos han intentado intervenir en la oferta con distintos grados de mano dura. La experiencia puede resultar instructiva cuando los gobiernos de otros países se planteen intervenir en el mercado para contrarrestar la subida de los precios de las materias primas.

El año pasado, las interrupciones del suministro, junto con una política inadecuada, provocaron los peores cortes de electricidad en China en una década. Las autoridades habían restringido la producción de muchas de sus minas de carbón, en línea con sus objetivos climáticos. (En 2020, Xi Jinping, el presidente, se ganó los raros elogios de los observadores occidentales cuando dijo que las emisiones de carbono del país alcanzarían su punto máximo antes de 2030, y que China sería neutral en cuanto al carbono para 2060). Después, la recuperación económica de la primera fase de la pandemia de covid-19 hizo aumentar la demanda de energía. Pero en lugar de dejar que los precios subieran, los planificadores estatales mantuvieron estrictos topes en los precios de la electricidad y de parte del carbón. Los generadores de electricidad empezaron a perder dinero y algunos acabaron dejando de funcionar. Muchos mineros también dejaron de trabajar. La escasez de energía resultante afectó gravemente a la producción industrial.

Esta vez, la economía se ha visto afectada por la política de “covid cero” de Xi. Según las cifras publicadas el 15 de julio, el PIB sólo creció un 0,4% en el segundo trimestre en comparación con el año anterior. A pesar del escaso crecimiento económico, el aumento de los precios de la energía a nivel mundial y las abrasadoras temperaturas han reavivado la preocupación por la suficiencia del suministro energético. Las autoridades intentan disipar estos temores antes del congreso del Partido Comunista que se celebrará en otoño y en el que se espera que Xi reciba un tercer mandato como líder del partido. Su enfoque incluye intentos de aumentar la oferta y acumular reservas, así como algunas reformas del mercado.

Por ejemplo, el carbón, que produce el 60% de la energía de China. Los precios mundiales del carbón térmico han alcanzado máximos históricos, en parte porque los países europeos han reducido su dependencia del gas natural ruso. Esta vez, China ha relajado las restricciones a la producción minera para impulsar el suministro interno. El país también se ha abastecido de carbón ruso, que es rechazado por Occidente. Las autoridades están considerando incluso la posibilidad de eliminar la prohibición de importar carbón australiano que existe desde hace dos años, según el servicio de noticias Bloomberg.

La Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (ndrc), la agencia de planificación del gobierno, ha presionado a las compañías eléctricas para que firmen contratos a largo plazo con los mineros y almacenen carbón para al menos 15 días. Sin embargo, con los precios del mercado elevados y los topes estatales a los precios de la electricidad para los usuarios finales, los generadores que siguen comprando en los mercados al contado podrían verse presionados de nuevo si los precios del carbón siguen disparándose.

China depende en gran medida del petróleo y el gas extranjeros, ya que importa alrededor del 75% y el 40% de su consumo de cada combustible, respectivamente. Los precios mundiales de ambas materias primas se dispararon después de que Rusia invadiera Ucrania, aunque el petróleo ha bajado un poco recientemente. Los importadores chinos se han abastecido de crudo procedente de Irán, que está sometido a sanciones estadounidenses, lo que ha provocado un aumento de las existencias en enero y abril, según un estudio de Michal Meidan, del Instituto de Estudios Energéticos de Oxford. China también está comprando más petróleo a Rusia con descuento, ya que los compradores occidentales se retiran; en mayo Rusia superó a Arabia Saudita como su mayor proveedor de crudo.

Las importaciones de gas natural de China están en gran medida sujetas a contratos a largo plazo, que hasta ahora han contribuido a mantener los precios bajos. Los precios nacionales de la gasolina y el gasóleo, al igual que los del carbón, están limitados. Los altos precios del crudo a nivel mundial hacen que las refinerías a menudo tengan pérdidas en las ventas nacionales. Las estrictas cuotas de exportación les impiden vender más en el mercado internacional a precios más altos. Un comerciante de petróleo occidental afirma que los planificadores han estado presionando a las empresas petroleras estatales para que vendan aún menos en el extranjero.

Así, los refinadores se ven incentivados a realizar menos tiradas cuando los precios son altos, y a almacenar crudo en su lugar. “El control de las exportaciones es una estrategia para mantener el petróleo en el país por si hay escasez”, dice Zhou Xizhou, de la agencia de calificación s&p Global.

Por ahora no hay escasez. Pero eso no significa necesariamente que las intervenciones del gobierno en materia de oferta hayan tenido un éxito rotundo. Un factor importante para mantener la escasez a raya ha sido la lamentable situación de la economía y la consiguiente reducción de la demanda de energía. Algunos economistas creen que la demanda de petróleo de China podría ser plana este año en comparación con el anterior, o incluso menor. Los más optimistas consideran que la economía se recupera hacia finales de año, aunque el crecimiento se ralentice o se estanque en América y Europa. Esto podría reducir los precios mundiales de la energía justo cuando China necesita importar más.

Sin embargo, si las fábricas vuelven a funcionar antes de lo previsto, la política energética china se enfrentará a una verdadera prueba. Los mineros, refinadores y generadores de energía podrían responder a los topes de precios y a las prohibiciones de exportación, reduciendo la oferta. Un invierno especialmente frío podría obligar a los compradores de gas a acudir al mercado al contado, donde los precios se han disparado. Y los funcionarios empezarían a sentir el calor.

© 2022, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.