Vargas pide pago de deuda de $us 150 mil a Wilstermann

Tras su retorno a Cochabamba, el presidente de Wilstermann, Gróver Vargas, se reunió ayer con el candidato único a la presidencia del Aviador, Gary Soria, y abordaron diferentes temas referentes al aspecto económico, administración y una deuda pendiente a otro directivo.

Uno de los puntos de la misma fue un pedido de cancelación de una deuda de aproximadamente 150 mil dólares a Pedro Vargas por parte del club, por concepto de un préstamo para la cancelación de diferentes gastos.

“La deuda que nos pide tiene que estar en un informe económico respaldada, nosotros requerimos eso y quedamos en que nos iba a entregar este fin de semana”, explicó Soria, ante lo cual Vargas  se comprometió a hacer llegar el mismo hasta la fecha fijada.



Otro de los puntos tratados fue la solicitud de desembolso económico por parte de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), situación a la que llegaron a buenos términos para efectivizar este pedido tras las firmas correspondientes por parte de Vargas.

Ante las declaraciones del presidente del Rojo sobre el manejo administrativo por parte del nuevo grupo, Soria dijo que, si bien son ellos los que deciden, la gente contratada por la anterior directiva continúa trabajando y es el trabajo de ellos el que observaron en el pasado cotejo.

Respecto al tema de entradas, Soria y Vargas trataron el asunto de la resolución de contrato con la empresa que manejó la venta de boletos. Ahora aguardan un comunicado por parte de esta entidad.

“Vamos a sacar una resolución para que la empresa Yaigo y todo su personal no estén más a cargo del tema de venta de entradas”, aseveró Soria.

A partir del compromiso ante Guabirá que se disputará mañana desde las 18:00, será el mismo club el que administre la venta de tickets.

Soria explicó también que determinaron incrementar el personal para el control en los ingresos y habilitar más ventanillas para la venta de entradas.

Flores desmiente acusación de Soria

Armando Flores, responsable de puertas en Wilstermann, aseguró que los comentarios de Gary Soria que cuestionan su trabajo en el control de ingreso al estadio Félix Capriles carecen de veracidad.

“No soy dirigente para poder autorizar que ingrese la gente y más que todo en esa cantidad de personas”, comentó Flores.

Por su parte, Soria argumentó que las personas asignadas en el control de puertas denunciaron el ingreso de aficionados sin entradas a las diferentes tribunas, por lo que determinó cesar de sus funciones de control a Flores.