Fuente: La Razón



El viceministro de Comercio Exterior e Integración, Benjamín Blanco, destacó que al primer semestre del año, las importaciones de alimentos y bebidas redujeron en 30% respecto a igual periodo de 2021, lo que muestra que el país produce más para su abastecimiento y reduce su demanda productos alimenticios del exterior.

“Hemos reducido las importaciones en términos de volúmenes, hemos importado en volumen el 30% menos en lo que son alimentos y bebidas, y eso quiere decir que estamos produciendo esa cantidad ahora en nuestro país, lo que nos permite autoabastecernos con gran cantidad de los alimentos que teníamos que importar”, dijo en entrevista con el programa La Razón Radio.

Afirmó que la reducción en las importaciones de alimentos y bebidas se debe a que Bolivia apuesta por la producción nacional y ya no depende plenamente de los productos externos.

Dijo que entre enero y junio de este año, Bolivia importó aproximadamente 263.000 toneladas de alimentos y hasta el año pasado se había importado 371.000 toneladas, lo que significa que “estamos mejorando, estamos produciendo, estamos sustituyendo algunas de las importaciones”.

También resaltó que las políticas aplicadas por el Gobierno, de sustituir las importaciones, hacen que se apueste más por la producción nacional, lo que “muestra que Bolivia sigue industrializando y sigue existiendo una inversión por parte del sector productivo de nuestro país, que nos permite tener estos resultados nunca antes vistos en la historia de nuestro país”.

No obstante, según los datos de comercio exterior a junio de 2022 del Instituto Nacional de Estadística (INE), el valor de las importaciones de alimentos y bebidas llegó a $us 319,7 millones, un crecimiento del 0,2% respecto a igual periodo de 2021, cuando se compró $us 319 millones.