Diego Rojas: “PasanaQ combina lo tradicional con la digitalización, logrando mejores servicios financieros”

En un nuevo episodio del espacio digital “De Frente con Oscar Ortiz”, Diego Rojas habló sobre los beneficios financieros y comerciales que tiene la startup boliviana que se encargará de digitalizar los tradicionales pasanakus, a través de su nueva app llamada PasanaQ.



Fuente: Publico.bo

Rojas nació en Chuquisaca y es ingeniero mecatrónico, formado en la Universidad Católica Boliviana. Tiene una maestría en energías renovables mediante la beca Fullbright en los Estados Unidos. Actualmente, realiza una doble maestría en políticas públicas y administración de empresas en la Universidad de Oxford. Es fundador y CEO de la startup PasanaQ.

“Se trata de combinar algo tradicional, una costumbre que tenemos no sólo en Bolivia sino en toda América Latina, con la digitalización, para que la gente tenga acceso a mejores servicios financieros. En Estados Unidos me sorprendió la facilidad con la que uno podía empezar a invertir. Antes creía que uno tenía que ser economista o financiero y tener un montón de dinero, pero descubrí que con un curso supersencillo de 10 días podías empezar a invertir desde 10 dólares en la compañía que te parecía más interesante. Nunca había escuchado de educación financiera. Me di cuenta que la mayoría de los bolivianos jamás iba a tener la oportunidad de ir al extranjero y descubrir ese mundo, y me puse como objetivo traer la inclusión financiera a Bolivia y a América Latina en general”, comentó.

El emprendedor contó que junto a su cofundador “nos dimos cuenta que el boliviano sí sabía ahorrar y conocía la importancia de un crédito, pero no lo hacía de manera formal con los bancos, lo hacía mediante el pasanaku, financiando sus pequeños proyectos con dinero en efectivo y de manera informal. Vimos una forma muy interesante de ayudar a hacer un seguimiento de los grupos de pasanaku, digitalizando esta información para que construyan su récord crediticio. Esto tiene un potencial gigantesco, porque podemos decirle a un banco que aunque una persona no tenga sueldo fijo, casa o auto, viene jugando pasanaku por 200 dólares al mes y jamás ha fallado un solo pago. Esto puede ofrecer mejores oportunidades de crédito”.

“Esta costumbre es común en 70 países, donde es practicada por el 8% de la gente. En cada país tiene un nombre distinto: tanda en México, pandero en Perú, consorcio en Brasil, es algo conectado a las tradiciones. Es una oportunidad para ayudar a ese 40% de las personas que no tienen acceso a una cuenta de banco en América Latina, para hablarles poco a poco sobre educación financiera y nuevos servicios”, detalló.

Rojas indicó que los grupos se pueden conformar de dos maneras: “que la gente pase sus grupos de pasanaku de la forma más sencilla a la aplicación, en un minuto, invitando a sus amigos y familiares. Y si se necesitan usuarios extras nosotros entramos a los grupos. Estamos incorporados legalmente en Bolivia y Estados Unidos, y damos la certeza de cumplir con los grupos. Esto da más flexibilidad para hacer crecer el número de personas. Estamos construyendo el perfil de pasanakero de cada persona: una banderita verde cuando ya has pagado varios turnos de pasanaku correctamente, una amarilla cuando te atrasas y una bandera roja cuando no se pagó un pasanaku. Vamos a empezar a pasar esta información al buró crediticio, para que los bancos puedan considerar a los buenos y malos pagadores”.

El emprendedor dijo que otra ventaja serían las compras con pago a futuro, basadas en que la persona “en siete meses va a recibir su pasanaku y es buena pagadora. Les abrimos a los comercios todo un nuevo mundo de usuarios”.

“En los primeros tres meses, 1.200 usuarios descargaron la aplicación y nos dieron muchísimo feedback. Después nos tomamos nueve meses en redesarrollar la app, con una inversión de 7.000 dólares. Este año nos estamos potenciando a full en Bolivia, y estamos piloteando en Perú y Nigeria, a partir de una ronda de inversión de 180.000 dólares, con fondos de inversión de Estados Unidos. Hemos lanzado la nueva aplicación en Bolivia la anterior semana y ya hemos tenido 4.000 descargas. En Perú estamos de la mano de Caja Los Andes”, subrayó.

Entre sus recomendaciones a los emprendedores de startups, Rojas destacó la resiliencia: “hemos levantado 15 inversiones, pero he tenido que hablar con 77 personas. Fuimos refinando la historia que presentábamos. Hay que pensar en grande y mostrar proyecciones que ayuden a los inversores a ver que tendrán un retorno”.

En el cierre, Oscar Ortiz dijo que “es muy motivador ver a nuestros jóvenes emprendedores, desarrollando iniciativas tan creativas como la de convertir esta costumbre en una plataforma digital, que ayuda a ahorrar y también a ir construyendo el récord crediticio de las personas”.