El ministro de Salud, Jeyson Auza, descartó el cierre de fronteras ante la llegada de casos de la viruela del mono al país. Aseguró que la Organización Mundial de la Salud (OMS) no recomienda dicha medida, pero dijo que el Gobierno garantizará una estrategia epidemiológica para identificar los casos concretos y desviarlos sistemáticamente.

“No se pueden cerrar las fronteras, no es una recomendación de la Organización Mundial de la Salud; ésta es una enfermedad que ya está en el mundo. Cerrando fronteras, no vamos a evitar la proliferación de esta enfermedad”, remarcó la autoridad en conferencia de prensa.

El pasado lunes se confirmó el primer caso, posteriormente otros tres, todos en Santa Cruz. Uno de los infectados es brasileño y existen sospechosos, por lo cual el Ministerio de Salud, en coordinación con la Alcaldía de Santa Cruz, activó dos centros de aislamiento con todas las condiciones, personal y medicamentos para atender de forma gratuita a nuevos infectados, como las acciones de detección y bloqueo de la propagación de la enfermedad.

Un cuarto casos, autóctono, fue identificado este jueves, también en Santa Cruz.

La viruela del mono se transmite por contacto directo o indirecto mediante secreciones de una persona infectada. Es una enfermedad causada por un virus, al que se conoce como el de la viruela del mono. Se trata de una enfermedad zoonótica viral, lo que significa que puede transmitirse de animales a humanos. También se puede propagar de persona a persona. La enfermedad se llama así porque se detectó en varios simios de un laboratorio en 1958.