El mayor Muñoz es investigado como “cómplice” de Nallar en el asesinato de tres policías

Unitel tuvo acceso a la imputación formal en contra del mayor de la Policía, Álvaro Julio Muñoz Mejía, investigado por tener vínculos con Misael Nallar y otras personas implicadas en el asesinato de dos policías y un uniformado del Gacip en una localidad próxima a Porongo el pasado 21 de junio.



Múñoz fue imputado en calidad de “cómplice” del asesinato de Eustaquio Olano, Alfonso Chávez Flores y José David Candia Orozco. El oficial es acusado de haber tenido pleno conocimiento de los crímenes y de actuar para favorecer a los implicados: Misael Nallar ViverosWiden Nallar Noda, Edgar Dorado Menacho, Jassir Gongora Montero, Rodrigo Gonzales Arrazol y Esteban Beltrán Muñoz.

La imputación señala que Muñoz: “en todo momento oculto el conocimiento del hecho, no dio aviso a las autoridades antes de la comisión del hecho y procuro ocultar el mismo mediante una irregular detención de Misael Nallar Viveros, ocultando el nombre de los otros participes y evitando colectar otros elementos de convicción”.

Condecorado por la «captura»

El mayor de la Policía llegó a ser condecorado por el Ministerio de Gobierno por la “captura” de Misael Nallar, poco después fue reubicado al interior de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), donde estaba asignado. La semana pasada se conoció de forma sorpresiva que había sido aprehendido por el caso del triple asesinato, y el fin de semana un juez le otorgó medidas sustitutivas a la detención preventiva.

La imputación, en la que se puede leer el testimonio de testigos, además de la descripción de grabaciones captadas al momento de la entrega coordinada de Nallar a la Policía, señala que fue Muñoz quien impidió que el celular llegue a manos de la Fiscalía y que ocultó otras pruebas.

Un testigo relata que el día del triple crimen vio a Muñoz en el taller Team 777 unos minutos antes que Nallar y el grupo que lo acompañaba saliera a asesinar a los dos policías y al voluntario del Gacip. Además, revela que estas personas salieron vestidas con chalecos, poleras, gorra y otros distintivos de la Felcn.

“(Muñoz) estuvo presente cuando vi que ya estaban dentro del taller TEAM 777 las armas, chalecos, poleras y gorras con las insignias de la policía, lo vi que andaba con el celular en la mano como si estuviera llamando a otra persona y la última vez que lo vi fue cuando todos hablan salido del taller TEAM 777 con las armas de fuego, abordo de la vagoneta de color Blanco tipo Rush y la motocicleta tipo CRF”, señala el testigo, cuyo nombre se mantiene en reserva por cuestiones de seguridad.

Muñoz fue replegado de sus funciones como miembro de la Felcn por decisión del Comando de la Policía.