Potosí vive pico de la pandemia con alrededor de 300 casos día

Desde el Sedes se remarca que las fases de las olas de covid no se cumplen como datos matemáticos, puesto que un pico puede extenderse dependiendo del comportamiento de la población.

Potosí vive pico de la pandemia con alrededor de 300 casos día

Desde el Sedes se remarca que las fases de las olas de covid no se cumplen como datos matemáticos

Fuente: El Potosí



El Departamento de Potosí pasa factura a la falta de cuidado de sus ciudadanos con alrededor de 300 contagios por día, la mayoría de los cuales son en la capital potosina, de acuerdo al reporte epidemiológico diario del Servicio Departamental de Salud (Sedes).

El jefe de la Unidad de Epidemiología del Sedes, Huáscar Alarcón, informó que Potosí se encuentra en el pico más alto de la quinta ola por el coronavirus.

Destacó que hubo jornadas con tal cantidad de casos que llaman la atención porque se muestra que la gente ya no está cumpliendo las normas de bioseguridad.

El viernes 5 de agosto se reportó 291 casos nuevos de coronavirus de los que 57 correspondían al municipio potosino, 44 a Tupiza, 56 a Villazón y una menor cantidad de contagios en otras comunas de Potosí.

Los últimos días, los contagios de covid son altos y se estima que estaremos en el pico de la ola hasta mediados de mes para posteriormente entrar en una fase de meseta y finalmente llegar a la desescalada.

Desde el Sedes se remarca que las fases de las olas de covid no se cumplen como datos matemáticos, puesto que un pico puede extenderse dependiendo del comportamiento de la población.

DESCUIDO

Actualmente se puede ver que la población potosina le ha perdido el miedo al coronavirus y sale a la calle sin barbijo, acude a las ferias y mercados sin su alcohol para desinfección de manos y, peor aún, asiste a lugares con alta concentración de gente.

Un caso claro fue la feria de las tradiciones potosinas cumplida en la avenida Tinku en la que una enorme cantidad de gente se dio cita y muchas de ellas no portaban barbijo.

Padres de familia denuncian que en algunos establecimientos educativos se optó por las clases virtuales, pero están proyectando su participación en las entradas de Ch’utillos. Ven un enorme contrasentido en considerar que los niños y adolescentes podrían enfermarse al acudir a pasar clases presenciales, pero no al ir a ensayos y las entradas de la fiesta de San Bartolomé.

Piden que los padres que están impulsando la participación en Ch’utillos dejen de lado su vanidad y que no pongan como excusa la fe porque los menores no bailan por el santo, sino por divertirse o por obligación.