El presidente Luis Arce participó este miércoles en los actos protocolares por el Día de la Bandera, que se conmemoró en la plaza Murillo. Luego de izar la tricolor acompañado del vicepresidente David Choquehuanca, quien elevó la whipala, el mandatario exhortó a la población recuperar el civismo y fortalecerlo para que las nuevas generaciones lleven en alto el rojo, amarillo y verde.

“Ahora, rumbo al Bicentenario, es nuestra labor de reconstruir nuestra patria y de fortalecer nuestro civismo, de amar, defender y respetar cada día nuestros símbolos patrios. Recordarán que no hace muchos años, nuestra tricolor flameaba en la ciudad y en el campo, en occidente y oriente; ese civismo debemos recuperarlo y fortalecerlo para que las nuevas generaciones lleven en alto nuestra tricolor y nuestra whipala con mucho orgullo, con mucho valor”, dijo el mandatario.

Arce resaltó que los colores de la bandera son una inspiración para los deportistas cuando la ven flamear en los diferentes países que representan a Bolivia, llevando en alto el nombre de la nación. También afirmó emocionado que este símbolo patrio hace posible que los compatriotas que residen en otros territorios se sientan como si estuvieran en su tierra.

“Nuestra tricolor late en el corazón de todos los bolivianos, jurar a nuestra rojo, amarillo y verde es el más alto honor para un militar; ver esos colores, inspira al deportista a nuestros niños y jóvenes, y se constituye en lo mejor para las y los compatriotas que salen a l exterior y retorna a nuestra patria”, señaló Arce

Bolivia celebra el Día de la Bandera cada 17 de agosto en memoria al aniversario de creación de la primera bandera en 1825.