Alerta mundial por el «Tercer episodio» de La Niña, que ocurriría por primera vez en el siglo

La ONU afirmó que el fenómeno climático podría entrar en un proceso de extensión.

 Fuente: Clarín
Hasta hace pocos días, los pronósticos traían buenas noticias anunciando que las condiciones climáticas se normalizarían y que reducirían las posibilidades de que ocurra el «Tercer episodio», una complicación del fenómeno de La Niña que podría afectar a casi todo el Planeta.



Pero ahora, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) alertó que este año podría darse el tercer episodio consecutivo del fenómeno climático.

La agencia meteorológica de las Organización de Naciones Unidas (ONU) advirtió que hay un 70% de probabilidades de que La Niña continúe durante actuando durante los meses de septiembre y noviembre de este 2022.

Sequía globales, una de las principales complicaciones que provoca el efecto del fenómeno La Niña.

De ocurrir, sería la primera vez en este siglo que hay un “episodio triple” de La Niña.

El actual fenómeno climatológico comenzó en septiembre de 2020. De extenderse hasta fin de año, alcanzaría tres inviernos boreales consecutivos, de ahí que se lo considere un “triple episodio”.

Además, la OMM también estimó que hay un 55% de posibilidades de que La Niña continúe hasta febrero de 2023.

¿Qué es la Niña y el Niño?

La Niña y El Niño son dos famosos fenómenos climatológicos: se trata de las dos fases opuestas de un mismo patrón meteorológico, que se conoce como El Niño-Oscilación del Sur (ENOS).

El ENOS es un fenómeno natural de anomalía de la temperatura superficial del océano Pacífico ecuatorial, que tiene consecuencias importantes para el clima alrededor del planeta.

El Niño es la fase cálida, y suele aparecer primero cuando las condiciones de presión del aire cambian, debilitando los vientos alisios en el hemisferio sur del Pacífico, es decir los vientos que soplan habitualmente de este a oeste en ese océano, desde regiones subtropicales de alta presión hasta zonas ecuatoriales de baja presión.

  Una imagen satelital del oceano Pacifico muestra el efecto de la corriente del Niño.

Los vientos alisios arrastran las aguas cálidas de la superficie del océano desde la zona ecuatorial de la costa de Sudamérica hacia Asia, al otro lado del mundo. Eso provoca que surjan en su lugar las aguas de las profundidades, que son más frías. Pero cuando estos vientos se debilitan, o incluso soplan en dirección contraria, llevan el agua cálida desde el sudeste asiático hacia Sudamérica.

En cambio, La Niña pasa al ocurrir el fenómeno contrario: cuando los alisios son muy fuertes, se refuerza la subida del agua fría profunda en la zona ecuatorial y la temperatura del mar cae por debajo de lo normal. Por eso se considera a La Niña la fase fría del proceso.

Consecuencias del «Triple episodio» de La Niña

El ENOS genera un impacto en gran parte del mundo por la inmensidad del océano Pacífico ecuatorial, ya que termina teniendo un efecto en los patrones climáticos a escala global. La Niña provoca cambios en América, Asia, África, y Oceanía, pero no tanto en Europa debido a su ubicación geográfica entre otros factores.

Los efectos de La Niña a lo largo del mundo se llaman teleconexiones y son muy variados: en el este de Argentina y sur de Brasil y Uruguay produce sequías, por ejemplo.

Pero en el noreste de Brasil y en el norte de Australia y el sudeste asiático genera lo contrario, es decir más lluvias. También, en zonas de China, India y Japón, oeste de Canadá y el sur de Alaska las temperaturas son más bajas de lo habitual.

El secretario general de la OMM, Petteri Taalas, destacó el impacto que tendrá sobre este continente en su informe sobre «el primer episodio triple de La Niña en este siglo”,

El secretario general de la ONU, António Guterres, y a la derecha de la imagen el secretario general de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), Petteri Taalas, que presentó el informe climatológico que refiere al «tercer episodio» de la Niña.

“Desafortunadamente, los datos más recientes sobre La Niña confirman las proyecciones climáticas regionales que apuntaban a un agravamiento de la devastadora sequía que sufre el Cuerno de África, cuyas consecuencias afectarán a millones de personas”, lamentó Taalas.

En conjunto, El Niño, La Niña y la condición neutral  -el fenómeno que ocurre en medio de estos dos ciclos-, es decir todo lo que se conoce como como ENOS son uno de los factores más grandes que determinan el clima. En ocasiones aumentan o mitigan los grandes efectos del cambio climático provocado por el ser humano con la quema de carbón, gas y petróleo, según los científicos.