Fuente: La Razón



 

En el 77º periodo de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en Nueva York, el presidente Luis Arce reivindicó el derecho de los pueblos al mar y expresó que “más temprano que tarde, el diálogo y la diplomacia” puedan reparar las injusticias de la guerra con Chile, que respondió a intereses capitalistas y arrebató a Bolivia su salida al mar.

En su discurso, el mandatario hizo 14 propuestas para el mundo. La novena tiene que ver con “fortalecer los mecanismos internacionales para un trato preferencial para los países sin litoral”, ya que los Estados mediterráneos o enclaustrados arrastran dificultades por no tener acceso al mar. “Todos los países tenemos derecho a usar el espacio oceánico y los recursos marítimos, tal como señala la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho al Mar”.

“El mar es un derecho de los pueblos, nadie puede estar privado de su disfrute y aprovechamiento para su desarrollo”. Por ello, planteó aplicar los principios de equidad, no discriminación, solidaridad internacional, justicia social… contra las injusticias generadas por el no acceso al mar y fortalecer así un trato preferencial para los Estados sin costa marítima.

“Los países sin litoral estamos doblemente afectados. Al respecto, recordar a la comunidad internacional que mi país nació con mar y en la actualidad es un país enclaustrado que enfrenta barreras en el transporte, la comunicación, el comercio. Más temprano que tarde, el diálogo y la diplomacia triunfarán para reparar las injusticias de una guerra con intereses capitalistas”, indicó, con referencia al conflicto bélico con Chile de 1879.

Bolivia y Chile no tienen relaciones diplomáticas a nivel de embajadores. En 2018, el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) eximió a Chile su obligación de negociar con Bolivia una salida soberana al océano Pacífico, con base a los ofrecimientos que hizo a lo largo de la historia, no obstante, el tribunal remarcó que ello no cierra las puertas a que los dos países hallen una solución a la demanda con base en el diálogo y las negociaciones.