Cochabamba: Edificios de altura se apoderan de la ciudad y afectan espacios verdes

La ciudad de Cochabamba vive el “boom” de la construcción de edificios residenciales de altura, especialmente en la zona norte, que están transformando la fisionomía de la urbe e impactando en las áreas verdes en medio de cuestionamientos a las normas vigentes por parte de vecinos y urbanistas.

Por: Cristina Cotari

Edificaciones verticales de más 10 pisos se encuentran en la zona norte de la ciudad. | Carlos López

El acelerado crecimiento vertical dejó atrás la imagen de una ciudad valluna con extensos paisajes donde los vecinos aprovechaban las primeras horas del día para pasear y tomar el sol.



Gran parte de los edificios con más de 10 pisos se emplaza en la avenida América y por inmediaciones de los parques Fidel Anze, Demetrio Canelas y Lincoln, según constató este medio.

Las construcciones de 12 pisos que proliferan por alrededores del parque Fidel Anze. | Daniel James

La falta de información sobre las edificaciones autorizadas, el colapsó de varios árboles y el incremento de conexiones clandestinas de alcantarillado preocupa a los vecinos, quienes luchan por preservar sus áreas verdes.

Para los vecinos de la OTB Aranjuez, el aumento de edificaciones verticales tiene más desventajas que beneficios, motivo por el que piden la abrogación de la Ley Nº 661 de fomento a la construcción y la norma municipal 1048.

Vecinos reclaman por el impacto en la arboleda. | Daniel James

“No estamos en contra de la gente que viene a trabajar en la construcción, pero los edificios tienen que ser amigables con el medioambiente”, dijo Nelson Postigo, presidente de la OTB Aranjuez.

Relató que, desde que en la zona comenzaron a proliferar los edificios con más de ocho pisos, la arboleda comenzó a secarse y caer, las conexiones clandestinas de alcantarillado a la torrenteras aumentaron a la par de los colapsos de las red y el deterioro de vías por las filtraciones de agua.

Recordó que, hace más de dos años, la Alcaldía puso en vigencia la Ley Municipal 211/2017 y su reglamento para impulsar la construcción de edificios sustentables de 12 pisos; sin embargo, a la fecha ninguno de los que fue catalogado con esa denominación reutiliza el agua, recicla la basura o cuida los espacios verdes.

La vicepresidenta de la OTB, Alejandra Colpari, explicó que en el barrio la Alcaldía autorizó la construcción de dos edificios sustentables que debían tener sólo 12 pisos, pero al final se emplazaron 14.

“Hemos hecho las denuncias y entregada documentación, pero no hay avances ni se hizo nada. Hemos hablado con el alcalde Manfred Reyes Villa para decirle que queremos que se mantenga los seis a ocho pisos, pero nos dijo que en los parques se iban a hacer de 12 pisos”, comentó.

Colpari remarcó que la afectación a los puntos verdes y recreación en la ciudad inició en 2010 cuando el exalcalde Gonzalo Terceros promulgó la Ley 4100 y se agravó en la gestión de José María Leyes e Iván Tellería que impulsaron la normativa 661 que consolidó que el parque Fidel Anze sea considerada área de crecimiento y renovación urbana.

Construcciones verticales en el casco viejo. | Carlos López

Complementó que, pese a los reclamos y el rechazo de los vecinos, en los últimos meses el Ejecutivo municipal aprobó la Ley 1048, que modifica la 1047.

“Esa ley dice que puedes construir 12 pisos en los parques y 31 en otros lugares denominados ejes de crecimiento, como la América, Circunvalación”, subrayó.

El secretario de Planificación, Marcel Panozo, sostuvo que se explicará los detalles de la normativa de edificaciones en próximos días, pero descartó la anulación de la 661.

En tanto, el secretario general de la Alcaldía, Henry Rico, no brindó información pese a que se comprometió a atender las consultas del medio sobre las construcciones en altura.

Hay un impacto en la calidad de vida

La ausencia de un código urbano en la ciudad y de normas de construcción de amigables con el medioambiente afectarán la calidad de vida de los vecinos que viven en las zonas con edificaciones de altura, según el arquitecto e integrante del colectivo No a la Tala de Árboles Javier Molina.

“El código es un lineamiento de urbanismo que tiene que ver con las ciudades, que relaciona la altura y el ancho de las edificaciones, o es importante trabajar en esto porque en el análisis se considera que la iluminación del sol es un derecho de la ciudadanía porque influye en su calidad de vida, al igual que en el caso de las plantas es necesario para que realicen la fotosíntesis”, finalizó.

Fuente: lostiempos.com