Dan el último adiós a Erika; la joven madre con el 90% del cuerpo quemado y dejó en la orfandad a 3 niños

Los restos de Erika fueron velados en el patio de una casa prestada en Linde, Tiquipaya. Los vecinos del lugar le llevaron flores y velas porque no tiene familia en Cochabamba. La Fundación Voces Libres apoyó con los gastos del sepelio, la asistencia legal, psicológica e incluso con medicamentos.

Familiares y amigos de Erika, la mujer con el 90% del cuerpo quemado, le dan el último adiós en el Cementerio General de Tiquipaya. FUNDACIÓN VOCES LIBRES

Fuente: https://www.opinion.com.bo



Dolor, llanto y pedidos de justicia marcaron hoy el entierro de la Erika Alvarado, la mujer que murió con el 90% del cuerpo quemado y que deja en la orfandad a sus tres hijos: una niña a punto de cumplir dos años y dos niños de 5 y 7 años, para quienes su madre “está durmiendo”.

El corazón de Erika dejó de latir ayer a la 5:00 en una sala del servicio de Terapia Intensiva del Hospital Viedma, donde estaba internada desde aquel trágico 17 de agosto, cuando ardió en llamas tras sostener una discusión con su pareja en Tiquipaya. Hoy y después de más de 25 días de agonía, sus familiares y amigos les dieron el último adiós, a las 12:33, en el Cementerio General de Tiquipaya.

Aquella mañana de agosto, Erika y su concubino discutieron en su cuarto alquilado en el municipio de Tiquipaya. De acuerdo con testigos, el hombre comenzó a agredirla, tras lo cual ella habría amenazado con prenderse fuego. Luego de ello, Erika apareció envuelta en llamas. Todavía se desconocen las circunstancias en las que su hija, la cual se encontraba en los brazos de su padre, también se quemó.

Destrozada y en medio de un mar de lágrimas, su madre, Anabel Fernández, pidió justicia para su hija. Requiere ayuda para mantener a sus nietos, los cuales quedaron a su cuidado y donadores de sangre para Ángela, la pequeña hija de Erika, quien resultó con el 30% de su cuerpo quemado, en circunstancias aun desconocidas producto de aquella trágica mañana de agosto.

NIÑOS SIN MADRE 

La trabajadora social de la Fundación Voces Libres, Betty Manuel, informó a OPINIÓN que la Defensoría de Tiquipaya tramita la guarda de los niños a favor de la abuela.

Debido a que los gastos fueron elevados y la familia carece de recursos económicos, Manuel pide a la población solidarizarse con la abuela y ahora madre de los pequeños.

De acuerdo al informe médico, la niña Ángela todavía debe permanecer tres meses en el Hospital Materno Infantil German Urquidi. En medio de esta tragedia, la pequeña requiere al menos cuatro donadores de sangre. Los interesados en brindar ayuda pueden dirigirse al Banco de Sangre de Referencia Cochabamba, ubicado en la calle Aurelio Meleán N 487, y donar el líquido vital a nombre de Ángela Isabel Rosas Alvarado.

Manuel informó que la madre de Erika, la cual vive en Potosí, tuvo que alquilar un cuarto en la zona Primero de Mayo, al sur de la ciudad, para cuidar a su pequeña nieta. Sin embargo, requiere ayuda económica para sobrevivir.

La madre de Erika tiene a su cargo a sus dos hijos: uno de 20 y otro de 17 años. Tras la partida de Erika, ahora se hará cargo de los tres pequeños. Una de sus mayores preocupaciones gira en torno a quién se hará cargo de los pequeños mientras ella trabaje.

Ante esta dura realidad, los interesados en realizar una donación económica a la familia de Erika pueden hacerlo a la cuenta del Banco Unión: 10000032587509, a nombre de Anabel Fernández.