The Strongest logró este sábado con su visita al santuario de la Virgen de Copacabana, a orillas del lago Titicaca, en La Paz, una recarga espiritual y además fortaleció la unidad de la familia atigrada.

Después de un par de años suspendida esta visita, debido a la pandemia del COVID-19, los atigrados —dirigentes, cuerpo técnico, jugadores y aficionados— viajaron otra vez a la península lacustre para retomar una tradicional visita de fe y devoción religiosa, que se estableció hace más de una década.

Héctor Montes, presidente del club, dirigió la delegación que participó de la homilía y pidió que se proteja a las familias de los jugadores y de toda la familia atigrada.

En la misa celebrada en la iglesia del pueblo estuvo el 90 por ciento del plantel, solo el volante Luciano Ursino no estuvo presente.

Gran parte de los jugadores que visitaron Copacabana están desde el viernes por la tarde —junto a sus familias— compartieron mucho más entre los suyos y también con la afición.

Muchos de ellos recorrieron el pueblo, fueron a la playa del lago Titicaca, otros ascendieron al calvario e hicieron las 14 estaciones y también distrajeron a sus niños en diversos tipos de juegos en el lugar.

No faltaron los hinchas que llegaron desde La Paz y confraternizaron con los integrantes del club.

En la interacción con Teófilo Choquevillca, alcalde de Copacabana, se dieron paso a dos acuerdos con la directiva gualdinegra: la primera es que el equipo tendrá la cancha del pueblo que está modernizada para hacer su pretemporada y lo otro es que se den opciones a jugadores juveniles del pueblo para integrar los equipos de divisiones menores. (24/09/2022)