Envían a la cárcel al boliviano que pilotó la avioneta incautada con droga: es acusado de operar con cárteles peruanos

La banda del boliviano Miguel Ángel Garrido Salvatierra era dirigida por cárteles de droga peruanos y estaba siendo investigada desde hace ocho meses en Paraguay

Ariel Melgar Cabrera



 

Fuente: El Deber

El boliviano Miguel Ángel Garrido Salvatierra fue enviado de manera preventiva a la Penitenciaria Nacional de Tacumbú, de la ciudad paraguaya de Asunción, luego que fue acusado de pilotar la avioneta Cessna Centurión II, con matrícula boliviana CP-2769, cargada con 440 kilos de cocaína.

De acuerdo a los documentos judiciales de Paraguay a los que tuvo acceso EL DEBER, la audiencia del boliviano Garrido se desarrolló este jueves en el Juzgado Penal de Garantías Especializadas en Crimen Organizado del Primer Turno, a cargo de la jueza Lici Teresita Sánchez.

Junto a él también fueron cautelados los paraguayos Adolfo Osmar Sanabria Figueredo, Vicente Alcides Sanabria y Héctor Lorenzo González. Además del ecuatoriano nacionalizado boliviano José Abel Robalino Hakome (piloto de la aeronave). Todos fueron acusados ​​de tráfico de sustancias controladas y organización criminal, y enviados a la Penitenciaria Nacional de Tacumbú.

Garrido, exauxiliar técnico de mantenimiento de BoA y estudiante de piloto, llegó a su audiencia con la cabeza vendada, debido a que fue herido de bala el 5 de septiembre, cuando fue aprehendido junto a los otros cuatro integrantes de su banda. A raíz de este hecho, que casi le cuesta la vida, fue internado en el Hospital del Trauma de Asunción, donde esta jornada le dieron de alta para ser puesto ante la jueza Lici Teresita Sánchez.

La página oficial del Órgano Electoral Plurinacional asegura que Garrido es militantes del Movimiento al Socialismo  – Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS –IPSP). Su residencia es el departamento cruceño.​

Los tres paraguayos implicados en la banda de narcos

Operaban con narcos peruanos

El fiscal paraguayo, Dario Estigarribia Irala, acusó al boliviano de ser el copiloto de la aeronave con matrícula boliviana CP-2769, la cual fue incautada en Bolivia en 2021, que fue secuestrada con 440 kilos de cocaína en la pista de aterrizaje denominada «Takuarembo ”, ubicada en la compañía Arazape, de la ciudad de San Miguel, que pertenece al departamento paraguayo de Misiones.

Además, en la imputación presentada ante la justicia, Estigarribia señala que la banda del boliviano Miguel Ángel Garrido Salvatierra era dirigida por cárteles de drogas peruanas y estaba siendo investigada desde hace ocho meses en Paraguay, puesto que su modus operandi era usar avionetas bolivianas para cargar droga de Perú y llevarla hacia Bolivia, Paraguay, Brasil, Uruguay y Argentina.

El 1 de agosto de 2022 la Policía paraguaya secuestró 461.76 kg de cocaína en una pista clandestina del municipio de Juan de Mena, del departamento de Cordillera. En esta oportunidad los narcos escaparon en una camioneta y en una avioneta con matricula boliviana, que se presume que es la que se secuestró el 5 de septiembre en Takuarembo.

En ese último caso, según los informes de las autoridades paraguayas, la avioneta con matrícula boliviana CP-2769 cargó la droga en Perú, luego se trasladó a Bolivia a cargar combustible y después llegó a Paraguay, pero este no era el destino, pues debía ser llevada a Uruguay, donde reside la persona que sería el propietaria de la aeronave.

Esta avióneta boliviana fue incautada el 10 de agosto de 2021 por el Juzgado de Sentencia Décimo Primero en Materia Penal de la Capital y desde esa fecha pasó a ser parte del Estado boliviano.  Sin embargo, la Dirección General de Registro, Control y Administración de Bienes Incautados (Dircabi), comunicó que no estuvo bajo su posesión, porque nunca se la entregaron.

La aeronave pertenecía a Juan Carlos Escalane Vega, quien tenía otras dos aviónetas. En 2015, Escalante fue acusado de comprar sus naves con dinero del narcotráfico y de entregarlas al excapitán de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), Yimy José Urzagaste Zabala, para realizar envíos de droga peruana.

Por este hecho el exfuncionario de la FAB fue condenado a 20 años de prisión y se lo vinculó con cárteles peruanos que tenían laboratorios de cristalización de droga en el norte de La Paz, Pando, Beni y Santa Cruz, de acuerdo a los informes de inteligencia.

Ahora la Fiscalía paraguaya cree que el boliviano Garrido también está implicado en cárteles peruanos y estaría usando la misma avióneta que fue incautada en 2021, por estar involucrada en otro hecho similar.