Exsecretaria municipal Teresa Góngora enfrenta un proceso judicial por secuestro de menores, según la Alcaldía

La exsecretaria de Desarrollo Humano del municipio cruceño fue apartada de su cargo tras varias irregularidades. Ahora se investiga a su hijo Mauricio Pinto por una supuesta estafa con la venta de ítems.

Eduardo Ruilowa

Fuente: El Deber



La denuncia de Comunidad Autonómica (C-A) sobre una supuesta red de venta de ítems en el municipio cruceño caló hondo. La acusación de los concejales opositores implica a secretarios, directores, concejales y al alcalde Jhonny Fernández; sin embargo, desde de la Alcaldía solo apuntan a la exsecretaria de Desarrollo Humano, Teresa Góngora, y su hijo Mauricio Pinto.

Bernardo Montenegro, asesor de la Dirección General de Asuntos Jurídicos, aclaró que el Gobierno Municipal ya se adhirió a la denuncia de los concejales de C-A, además afirmó que desde el 26 de agosto la Unidad de Transparencia investiga a Góngora por uso indebido de bienes del Estado.

“Lo que se denuncia es que este señor (Mauricio Pinto) habría utilizado oficinas de una de las direcciones (de Desarrollo Humano) para reunirse con gente”, señaló Montenegro, sin dar más detalles para no “entorpecer” la investigación en curso.

Asimismo, afirmó que Góngora fue desvinculada totalmente de la Alcaldía en junio, cuando fue apartada de su cargo “por varias irregularidades” y denuncias, entre las cuales mencionó un proceso judicial por “secuestro de menores”, en la que el Gobierno Municipal también se adhirió.

“Esta señora fue apartada del cargo y dejó de ser funcionaria; el hijo está siendo investigado y será la Fiscalía la que determine si, a título de la Alcaldía, cobró y robó plata a la gente que cayó en este discurso y tendrá que ir donde debe estar, tras las rejas”, precisó Montenegro.

El jueves, la Fiscalía allanó las oficinas de la Quinta Municipal en busca de documentación relacionada a la supuesta venta de ítems. Según Montenegro, los efectivos de la Felcc sustrajeron información de tres secretarías y tres direcciones. “Se ha facilitado todo lo que han requerido sobre el personal que trabajó o no en ciertas fechas y se le entregará todo lo que pidan”, añadió.

Más temprano, el concejal Juan Carlos Medrano, dijo a EL DEBER que la Alcaldía ya tenía conocimiento de esta supuesta red de venta de ítems desde hace meses y en lugar de iniciar procesos, encubrieron los hechos y trataron de desviar la atención, lo mismo que estarían haciendo ahora al responsabilizar únicamente a Pinto y a Góngora para proteger al resto de funcionarios implicados.