María del Carmen Vargas, madre de la víctima, remarcó que la última vez que vio a Viviana fue cuando Javier, el principal acusado, fue a su casa para llevar a su hija a cenar

 

Fuente: Unitel



Mi hija Viviana llegaba con moretones en las piernas y en los brazos a mi casa y temblaba cuando Javier la llamaba”, denuncia María del Carmen Vargas, madre de Viviana Ojeda, quien fue víctima de feminicidio.

Javier C. es el principal acusado en este caso y la Fiscalía ya emitió una orden de aprehensión en su contra. El sujeto está prófugo, pero desde la clandestinidad aseguró a UNITEL que es inocente.

Viviana fue vista por última vez por su familia el pasado 5 de septiembre. A los días su cuerpo fue encontrado en un camino cercano a la comunidad Sombrerito, entre La Guardia y Porongo ,y fue el pasado lunes cuando es identificada por sus familiares.

La madre de la víctima, señaló que ese 5 de septiembre, Javier fue a recoger a su hija para llevarla a cenar y de ahí no volvió a ver a Viviana.

Agregó que cuando su hija llegaba con moretones le preguntaba qué pasó y contestaba con frecuencia que se cayó de la motocicleta, pues “era amenazada”. “Mi hija le tenía mucho miedo a Javier”, insiste.

Esta madre contó que el sujeto enamoraba a su hija desde los 15 años y cuando cumplió 18, la sacó de su casa para llevarla a vivir con él. “Le controlaba el teléfono, era muy celoso”, recordó.

María describe a Viviana como una joven muy alegre y trabajadora y finaliza indicando que su hija no tenía ninguna cercanía con una tercera persona que fue señalada por Javier, como el responsable de la muerte.