Mientras la familia termina con los actos de sepelio, la Policía activó los estudios grafológicos para analizar las cartas póstumas que presuntamente dejaron una pareja que fue hallada calcinada en su hogar. Las autoridades sospechan que el hombre armó la escena, tras matar a la mujer.

“Nuestro personal de la Dirección de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) de El Alto ha colectado tres cartas póstumas, las mismas están siendo sometidas a estudio grafológico, el cual va a determinar la autoría”, afirmó el director departamental de la FELCV La Paz, Julio Larrea Moscoso.

El miércoles, la pareja fue encontrada sin vida, con quemaduras de segundo y tercer grado en su vivienda, ubicada en el Distrito 8 de El Alto. Su cuarto estaba cerrado, lleno de humo y sus dos hijos menores de edad estaban en el cuarto de al lado cuando sucedió el hecho.

En el lugar se encontraron las cartas póstumas que hacían presumir que ambos tomaron la decisión de rociar su dormitorio con combustible para prender fuego y así quitarse la vida, no obstante, la autopsia evidenció que la mujer tuvo una muerte violenta, por lo que el caso se investiga como un feminicidio seguido de suicidio.

“Tenemos ya los datos de que el señor, el autor, el feminicida habría escrito las mismas (cartas) haciendo parecer de que habría sido la pareja que habría tomado la terrible decisión de un suicidio, sin embargo, este tema ha sido descartado con la autopsia de ley, dado que esta ha determinado que la mujer ha fallecido por una asfixia por estrangulamiento, no así el varón, que habría fallecido por inhalación de monóxido de carbono”, aseveró el jefe policial.

Dos niños quedaron huérfanos por este hecho, un niño de 10 años y una niña de seis; este viernes los familiares dieron el último adiós a los restos mortales en el entierro que se realizó en el Cementerio General.

“(Los niños) van a ser remitidos para una valoración psicosocial, en virtud de que habrían estado en la habitación contigua, donde se han suscitado estos hechos (…) Se ha establecido que el autor ha llegado a cerrar la habitación por dentro y también habría tapado con algunos trapos la rendija de la puerta que estaba al lado a la habitación de los menores de edad (hijos), a efectos de que no inhalen el monóxido de carbono emergente del haber prendido fuego”, detalló el director.