Las graves fallas de la custodia que facilitaron el ataque contra la vicepresidenta

A pesar de que se había reforzado la cantidad de efectivos, no exisitió un cordón de contención que impusiera una distancia entre los manifestantes y la vicepresidenta; los policías tampoco armaron un corredor de escape y fallaron en el momento posterior al ataque

El momento del ataque a Cristina Kirchner; la custodia quedó demasiado lejos de la vicepresidenta como para impedir un atentado
El momento del ataque a Cristina Kirchner; la custodia quedó demasiado lejos de la vicepresidenta como para impedir un atentadoimagen de video

 

Fuente: La Nación



El ataque contra la vicepresidenta Cristina Kirchner puso en evidencia graves fallas de la custodia de la Policía Federal, que permitieron que el agresor quedara en posición de tiro, a pocos centímetros de la vicepresidenta.

El agresor nunca tenía que haber llegado tan cerca de su objetivo. Todo operativo de seguridad de un mandatario o jefe de Estado, consta de anillos o perímetros conformados por los distintos efectivos asignados a la custodia.

En el caso del ataque contra Cristina Kirchner, esos perímetros no existieron. Solo hubo un cordón de efectivos de la Policía Federal, de civil, que en lugar de vigilar el entorno para buscar alguna eventual amenaza, se dedicaban a mirar a la vicepresidente, en actitud pasiva y solo para contener a los manifestantes. Ninguno de los custodios tuvo en cuenta la amenaza.

Tampoco, los policías tomaron la medida de establecer un espacio de contención y distancia entre la vicepresidenta y los manifestantes. Especialmente, con el antecedente registrado anteayer de un repartidor que se acercó al grupo de simpatizantes de la vicepresidenta y amenazó con una llave francesa a los partidarios kirchneristas.

La conducta aplicada en el momento que el agresor apuntó con la pistola Bersa .32 a la cabeza de la vicepresidenta también violó todos los protocolos elaborados para la seguridad de los funcionarios del Estado.

Los policías no se arrojaron sobre la vicepresidenta en ese momento ni tenían un pasillo de escape que hubiera permitido retirarla de la zona de tiro, ante la posibilidad de que hubiera un segundo agresor.

La custodia de la vicepresidenta había sido reforzada en los últimos días. A pesar del aumento de los efectivos de la Policía Federal en el departamento donde vive Cristina Kirchner, el agresor se acercó a centímetros de su objetivo.

Fernando Andres Sabag Montiel, el hombre que apuntó un arma contra Cristina Kirchner
Fernando Andres Sabag Montiel, el hombre que apuntó un arma contra Cristina Kirchner

La mencionada fuerza de seguridad federal sumó veinte efectivos para reforzar la seguridad de la vicepresidenta en los últimos días. Actualmente, Kirchner contaría con casi un centenar de policías afectados a su seguridad personal.

Solamente el presidente Alberto Fernández cuenta con mayor cantidad de agentes asignados a su seguridad.

La seguridad de Cristina Kirchner está a cargo de División Custodia Vicepresidencial que depende del jefe de la Policía Federal, cuyo jefe político es el ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández.

Fue justamente Fernández quien asignó veinte efectivos de la Policía Federal para reforzar la custodia de Cristina Kirchner en los últimos cuatro días.

Si bien dicha división tiene un comisario a cargo, era el comisario inspector Diego Carbone, retirado de la Policía Federal, quien supervisaba todos los movimientos de la vicepresidenta y de sus custodios.

El fin de semana pasado, Carbone fue visto con la tropa de militantes kirchneristas después de que el gobierno de la Ciudad dio la orden de retirar las vallas que rodearon por casi medio día el domicilio de su jefa.

El arma secuestrada
El arma secuestrada

Además de los policías asignados al área específica de la custodia de la vicepresidenta, el ataque puso al descubierto las falencias y falta de responsabilidad de la jefatura de Agencia Federal de Inteligencia (AFI), a cargo de Agustín Rossi, que no realizaron relevamientos a través de redes sociales sobre los eventuales peligros y amenazas de potenciales agresores como Fernando Andrés Sabag Montiel, el ciudadano de nacionalidad brasileña, de 35 años que apuntó su arma contraCristina Kirchner.

El agresor tenía una importante actividad en redes sociales y contaba con un antecedente por portación de arma blanca del 17 de marzo de 2021.

Tampoco existió coordinación entre la División Custodia Vicepresidencial y la Casa Militar que tiene a su cargo a seguridad del presidente Alberto Fernández que también cuenta con efectivos de la Policía Federal que custodian al primer mandatario en el terreno. Mientras que en la Casa Rosada y la Quinta de Olivos, la responsabilidad es exclusiva de personal militar.

En cadena nacional, Alberto Fernández decretó feriado tras el intento de asesinato a Cristina Kirchner