MAS: radicales piden crear seguridad del pueblo, los moderados se oponen

Legisladores del oficialismo dicen que por mandato constitucional y las leyes la Policía Boliviana es la encargada de la seguridad estatal. El diputado Daniel Rojas (MAS) plantea “capacitar” a las organizaciones.

Fuente: paginasiete.bo



Mientras el ala radical del MAS plantea crear un grupo de “seguridad del pueblo entrenado” paralelo a la Policía y las Fuerzas Armadas, la mayoría de los legisladores y un dirigente del partido azul rechazaron tal propuesta y dijeron que la Policía y el Ministerio de Gobierno velan por la seguridad del Estado y sus autoridades, como mandan las normas.

Después del atentado contra la vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández, el jefe de bancada del MAS en Diputados, Gualberto Arispe, dijo que al presidente Luis Arce y otras autoridades que tienen contacto con el pueblo “cualquier cosa (les) puede pasar”.

“No confiamos del todo en nuestra Policía, ni en nuestros militares. En ese sentido se ha propuesto que se pueda crear ‘seguridad del pueblo’ entrenados para aquello directamente y vamos a sugerir a nuestro presidente”, dijo Arispe.

Al respecto, el diputado Daniel Rojas (MAS) respaldó la propuesta y aseguró que las organizaciones sociales afines al MAS sí tienen su “policía sindical”, pero los que la conforman no están capacitados para el resguardo del presidente Luis Arce, además dijo que desde los hechos de 2019 ya no confían en la Policía ni las Fuerzas Armadas.

“Lo que sí se podría (hacer) es capacitar a todos los hermanos que pertenecen a las estructuras sociales y donde vaya el Presidente siempre esté el grupo de jóvenes. Siempre hubo la policía sindical (…) desde un inicio se ha planteado que pueda haber fuerzas de seguridad de la policía sindical de las organizaciones sociales”, manifestó Rojas.

Rechazo

No obstante, sus colegas no están de acuerdo con este planteamiento, dijeron que la propuesta de Arispe es a título personal y que como bancada oficialista no se trató el tema.

El diputado Ramiro Venegas dijo que para velar por la seguridad del jefe de Estado ya existen entidades estatales especializadas, no solo a cuidar al Presidente, sino a toda la población, y que más bien se debería reforzar la seguridad del Estado y velar más por la seguridad ciudadana. “Existen instituciones específicas en la estructura del Estado, como son las Fuerzas Armadas y la Policía Boliviana. Tal vez (Arispe) ha hecho la propuesta a título personal (…) no se lo ha consensuado ni analizado. Lo que se debe hacer es fiscalizar el trabajo de las Fuerzas Armadas y la Policía”, dijo Venegas.

El senador Félix Ajpi (MAS) subrayó que como legislador él se basa en las normas actuales y se abstuvo de opinar a favor o en contra de la propuesta.

“Mientras no se cambie esas situaciones (leyes) nuestra seguridad está en manos de la Policía y las Fuerzas Armadas. Solamente ellos están reconocidas para proteger y guardar el orden”, dijo el legislador.

El dirigente cruceño del MAS Reynaldo Ezequiel rechazó el planteamiento de Arispe y argumentó que para hacer ese trabajo está el Ministerio de Gobierno.

“De ninguna manera (…) el resguardo de cada entidad, de cada líder político y de cada persona es el Ministerio de Gobierno, que tiene como brazo operativo a la Policía Boliviana, además eso dice la ley, que la Policía debe resguardar la integridad de todos los bolivianos”, dijo Ezequiel.

Para el analista e historiador Pedro Portugal, la propuesta de Arispe refleja que el sector radical del MAS no confía en el gobierno de Arce y que esa postura también se refleja en la alusión que hizo Evo Morales al ministro Del Castillo cuando perdió su celular.

“Esta propuesta no representa el conjunto de las opiniones del MAS, pero representan una fracción muy clara que dice que sólo se puede confiar en el pueblo organizado, movilizado y armado”, dijo Portugal.

Analista Paúl Coca: Es una propuesta ilegal e inconstitucional

El analista político Paúl Coca calificó como un planteamiento fuera de las normas la propuesta del diputado Gualberto Arispe, además que el pedido insta a actividades terroristas, porque se habla de entrenar a grupos paralelos a la Policía y a las Fuerzas Armadas.

“Es una propuesta absolutamente ilegal y en mi criterio es instigación al terrorismo si se le piensa dar a civiles armas de fuego de cualquier calibre”, dijo Coca.

Subrayó que de acuerdo a la Constitución Política del Estado, la Policía Boliviana es la institución encargada de la seguridad de toda la población, además de las Fuerzas Armadas, que tienen también una misión específica. Además del rol que cumple el Ministerio de Gobierno.

“Si mencionamos todo esto, es absurdo ese planteamiento. Si no confían en la Policía Boliviana, tuvieron 14 años para reformarla. ¿Habría que dotarle armas a civiles, a título de cuidar a quién? Por si acaso, el Presidente tiene su propio equipo de seguridad pagado con sueldo de todos los bolivianos”, manifestó Coca.

Para el experto, el planteamiento es más para lograr protagonismo eventual y en todo caso buscaría legalizar a los grupos armados que operan avasallando tierras en el oriente del país, como el caso de Las Londras. “Ellos tienen mejor armamento que la fuerza pública para hacer terrorismo”.

Guardia indígena

Guardia • Desde las gestiones del expresidente Evo Morales, en los actos protocolares oficiales las organizaciones sociales afines al MAS destacan su presencia con una “guardia indígena y sindical” conformada por jóvenes varones y mujeres que están en primera fila, incluso antes que la Policía Militar acompañando al Presidente del Estado y a todas las autoridades.

Simbólicos • Según el senador Félix Ajpi (MAS), los grupos que aparecen en los actos oficiales escoltando a las principales autoridades del Estado e invitados internacionales son “guardias de seguridad simbólicos, no están armados ni tienen una instrucción particular”. Pidió no tergiversar ni malinterpretar la presencia de estos grupos.

Fuente: paginasiete.bo