Obispo de Santa Cruz reivindica el derecho de la Iglesia a criticar el abuso de poder

HOMILÍA DOMINICAL

Obispo Auxiliar de Santa Cruz, monseñor Estanislao Dowlaszewicz. Foto/captura

El Obispo Auxiliar de Santa Cruz, monseñor Estanislao Dowlaszewicz, reivindicó este domingo el derecho de la Iglesia Católica a criticar el abuso de poder y las injusticias que se cometen en la sociedad, a través del despido de trabajadores y contra la violencia estatal contra los ciudadanos.

Fuente: erbol.com.bo



Durante su homilía dominical, dijo que el proyecto de Dios es un proyecto de vida, de felicidad, de solidaridad y un proyecto ético y cristiano y, en ese contexto, exhortó a aceptar a los dirigentes, especialmente a los que han sido elegidos democráticamente, pero aclaró que “no tenemos por qué callar ante sus injusticias y ante el abuso de poder”.

Sostuvo que el cristiano vive en el mundo en libertad. Manifestó que cuando se trata de los creyentes, de los católicos que hablan de asuntos económicos o políticos o evaluando el orden de la vida social, inmediatamente escuchamos de la Iglesia está interfiriendo con la política.

“Tal narrativa parece quitar todo derecho a criticar los abusos patronales contra trabajadores indefensos o en algunos casos de trabajadores mal pagados, el sistema de despidos injustificados, también la violencia estatal contra los ciudadanos, la Iglesia debe tomar la voz. También cuando aparecen los impuestos injustificados o distribución de fondos públicos sin ningún control”, manifestó.

Indicó que las noticias que llegan diariamente sobre las subidas exageradas de los precios de productos de primera necesidad, vemos cómo los precios cambian y suben cuando pasan de mano en mano, vemos cuando aumenta la especulación donde todos somos víctimas de la inflación y eso influye en nuestro diario vivir.

Explicó que esta situación que vivimos hoy no es nueva porque ya el profeta de la justicia social Amós, en su tiempo ya denunció con críticas muy duras algo que se sigue dando en el mundo económico referido a los engaños comerciales a partir de las balanzas con trampa, mecanismos que permiten el enriquecimiento fácil y espectacular haciéndose ricos de la noche al día.

Manifestó que muchos mercaderes ven que la religión les estorba en sus planes, eso no quiere decir que todos los empresarios sean avariciosos, pero el profeta Amós sabe vislumbrar que la religión y su Dios de los avariciosos es el dinero y su corazón está donde está su tesoro.

Fuente: erbol.com.bo