¿Sabías que el Isotoubo, el árbol que se convierte en jabón, es nativo de Santa Cruz?

Este fruto mágico del isotoubo fue desapareciendo de la memoria colectiva. Todavía en las calles de tierra y canchones de las casas en la Chiquitania se lo podía encontrar. Hoy por hoy, solo quedan especímenes en el Jardín Botánico, donde los preservan con mucho cuidado, y en el bosque seco chiquitano.

 

Se parte el fruto y se recolecta solo la cáscara para frotarla en el agua / Foto: Jorge Gutiérrez / Locación: Jardín Botánico

El árbol puede crecer entre 16 y 20 metros. Su copa es irregular, su fruto es redondo, pequeño y en tono café, que simula ser una canica lustrosa.

La ingeniera agrícola Elena Vallejos y la licenciada en turismo Virna Abrego recorren el extenso Jardín Botánico poniendo de manifiesto los secretos y utilidades de cada especie. El grato paseo es enriquecedor, mientras ellas explican las propiedades, bondades y características de nuestros árboles, plantas y flores.

La cáscara del fruto se pone a remojar y con las manos se las estruja, casi al instante empieza a producirse la espuma  / Foto: Jorge Gutiérrez / Locación: Jardín Botánico

 

Lo que para el ojo no entrenado solo son árboles y plantas, para ellas son un extenso catálogo de maravillas naturales que siempre tienen la generosidad de existir para brindar algo al hombre.

¿Querés ver transformarse el fruto en jabón? Aquí te dejamos el video