“Sé que no me va a devolver a mi hija, pero su alma va a descansar en paz”, dijo la mamá de Viviana

Pide que Javier Copa, presunto feminicida de Viviana Ojeda, sea enviado a la cárcel de Chonchocoro.

Lizzett Vargas



Fuente: Red Uno

La madre de la víctima de feminicidio, María del Carmen Vargas, pidió que se haga justicia y que manden a Javier Copa al penal de máxima seguridad de Chonchocoro en La Paz, afirmando que es el asesino de su hija. «El vino personalmente para llevarla a cenar, desde que se subió a su auto no volvió», reclamó la mujer que ayer miércoles le dio el último adiós a Viviana Ojeda Vargas, quien estaba embarazada de seis meses.

«Yo sé que aunque entre a la cárcel no me la va a devolver a mi hija, pero desde donde esté va a estar tranquila y su alma va a descansar en paz cuando su asesino entre preso», manifestó su madre.

El principal sospechoso de la muerte de Viviana, se entregó a las autoridades bolivianas finalmente la madrugada de este jueves, después de haber huido a la Argentina, desde donde comunicó públicamente que se presentaría, primero en una comisaría y luego a la embajada de Bolivia. En todas sus declaraciones argumenta que es inocente y pide garantías para mantenerse con vida.

El hecho se conoció el pasado 12 de septiembre cuando su madre identificó su cuerpo en la morgue, Viviana estaba desaparecida desde el 5 de septiembre. La Policía encontró su cuerpo el jueves 8 de septiembre en estado de descomposición en Sombrerito, La Guardia. La autopsia de ley determinó que murió a causa de un estrangulamiento, además presentaba golpes en la cabeza.

Copa será puesto a disposición de personeros del Ministerio Público para definir su situación legal por el delito de feminicidio.