Bolsonaro lamenta rechazo del Gobierno boliviano a asilo que ofreció a Añez

El presidente de Brasil afirmó que la exmandataria boliviana fue condenada injustamente.

 



Fuente: EFE / Río de Janeiro / Página Siete

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, lamentó la decisión del Gobierno de Bolivia de rechazar el asilo que le ofreció a Jeanine Añez, condenada a diez años de prisión, al leer una carta en la que la exmandataria le agradece el gesto.

”La expresidenta está presa, pero no por corrupción sino por supuestos actos antidemocráticos. Una vez tuve contacto con ella. Interferí. Busqué la forma de traerla aquí, darle asilo. Pero por ahora nada”, afirmó el líder de la ultraderecha brasileña en una transmisión en directo en sus redes sociales.

El jefe de Estado citó la tradición de Brasil de ofrecerle asilo a líderes perseguidos en países vecinos y afirmó que mientras gobierne el país ninguno de los actuales asilados será expulsado.

Agregó que Añez fue condenada injustamente por supuestos actos antidemocráticos luego de que asumiera la Presidencia del país tras la salida de Evo Morales y como represalia tras el regreso del expresidente.

En el mensaje que le envió a Bolsonaro, leído en la transmisión por el mandatario, Añez afirmó que “sin justicia no hay democracia” y que agradece al gobernante brasileño “por la solidaridad y los conceptos que expresó, incluso ofreciendo asilo”.

”No me dieron la oportunidad de aceptarlo (el asilo). Dios salve a Brasil de la ideología del odio que intenta dominar en América Latina”, concluyó la boliviana en su carta.

En su transmisión de este sábado, Bolsonaro, que aspira a ser reelegido frente al progresista Luiz Inácio Lula da Silva, volvió a despotricar contra los gobiernos de izquierda en Latinoamérica porque “defienden el aborto, la ideología de género”, “quieren liberar las drogas” y “desarmar” a sus pueblos.

Añez asumió el 12 de noviembre de 2019 el mando interino del país como segunda vicepresidenta del Senado, dos días después de que Morales renunciara al poder.

La dimisión ocurrió en medio de la crisis política y social que estalló tras los comicios de octubre de ese año y denuncias de un supuesto fraude en favor de Morales, quien rechazó esa posibilidad.

Estuvo en el poder un año y medio y fue sucedida por el actual presidente, Luis Arce, quien ganó las elecciones de 2020 como candidato del Movimiento al Socialismo (MAS).

Añez fue detenida en marzo de 2021 y condenada a 10 años de prisión por incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la Constitución cuando asumió el poder en 2019.

En julio pasado, en respuesta a la oferta de asilo de Bolsonaro, el Gobierno boliviano calificó las declaraciones del mandatario brasileño como “absolutamente impertinentes por hacer una inapropiada injerencia en asuntos internos”.