Ayer, en la mesa técnica de Santa Cruz, la coordinadora general del Censo de Población y Vivienda, Martha Oviedo, hizo una precisión de primera importancia: la información más urgente, que tendrá inmediatas consecuencias, la relativa a la redistribución de recursos y a la distribución de escaños parlamentarios según departamento, será la primera en conocerse, al término de los 12 meses de efectuado el Censo.

“Queda claro que los resultados que generalmente van a ser utilizados para situaciones como la coparticipación tributaria o para los escaños (parlamentarios), a los doce meses se tendrá esa información general de lo que es justamente el número de la población a nivel de departamentos y municipios”, respondió Oviedo a las preguntas que le hicieron los alcaldes que acudieron a dicho foro.

ASAMBLEÍSTA.

En el mes pasado, en entrevista con La Razón Radio, la asambleísta departamental de Santa Cruz por Creemos, Paola Aguirre, afirmó que un punto de acuerdo entre Santa Cruz y el gobierno nacional sobre la fecha del censo podría ser que el nivel central garantice que los resultados del censo se puedan aplicar a la redistribución de escaños parlamentarios antes de las elecciones nacionales de octubre de 2025.

Ayer, Oviedo afirmó que en efecto dicha información para fines de distribución de recursos y escaños, se la podrá usar al término, más o menos, de un año después del censo.

BOLETA.

Otra es la información más o menos específica que se obtiene luego con las diferentes preguntas que trae la boleta censal.

“Un censo tiene muchas preguntas; éstas van a generar otros resultados, y para esos resultados que ya no son tan importantes para algunos sectores del país, como por ejemplo, cómo está la vivienda, qué clase de piso tienen las casas, cuántas personas son niñas, de 12 años, o cuántas son madres a la edad de 12, 15 años; ese tipo de temas más específicos, lo podemos todavía realizar en meses posteriores”.

Ayer, el vocero de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM), Manfredo Bravo, aseguró que las cifras del Censo 2024 recién se conocerán en 2026, que luego podrán ser aplicadas apenas en 2027 o 2028, “toda una década perdida”.

Lo cierto es que tanto entre los municipios como entre las fuerzas políticas nacionales, la información más urgente ya estará lista al término de los doce meses tras el Censo.

Ahora, otra demanda que se hace al actual proceso es la rapidez con que ahora se podrá tener los resultados del censo, gracias a las nuevas tecnologías.

Uno de los impulsores del debate en ese sentido fue el alcalde de La Paz, Iván Arias, que dijo que con la nueva tecnología que se aplica a los censos, es posible tener los resultados mucho antes que en el pasado.

El experto de Naciones Unidas para la Población (UNFPA), Daniel Allende, dijo que por ahora todos los censos tienden al promedio de los 12 meses para a dar información. Es cierto, las nuevas tecnologías ayudan a reducir el tiempo, pero también hay que tomar en cuenta que la boleta se complejizó, apuntó.