Expertos ven que ambición, corrupción y falta de liderazgo ponen en «peligro» la democracia

De la Cruz considera que en la actualidad los que más dañan la democracia son los “falsos socialistas”.

rober
El exdirigente Roberto de la Cruz y el abogado constitucionalista, Williams Bascopé.

 

Fuente: noticiasfides.com



Bolivia cumple este 10 de octubre 40 años de democracia y, cada vez más, son evidentes las señales de riesgo que enfrenta el sistema democrático, entre ellos la corrupción, la ambición de la cúpula que gobierna al país por copar todos los espacios de poder, el autoritarismo del Movimiento al Socialismo (MAS), la intromisión a la justicia y la falta de liderazgo y propuestas desde la oposición son las acciones que alertan de la crisis.

Los analistas Williams Bascopé y Roberto de la Cruz en entrevista con la Agencia de Noticias Fides (ANF) coinciden que la democracia en el territorio nacional en lugar de evolucionar y fortalecerse a lo largo de estos años afronta un retroceso “peligroso”.

¿Qué es la democracia?

El abogado constitucionalista Williams Bascopé explica que la democracia es el sistema más civilizado que la humanidad ha generado para gobernar a una sociedad y que la calidad democrática no solo se trata de votar en comicios.

“No solo es ir a poner el voto y poner un candidato, la democracia se mide por varias cosas, sistema de salud, educación, acceso a la justicia el respeto a la ley, a la Constitución, el tema de la seguridad, seguro social, libertad de prensa. Hay cosas que retrocedimos y en vez de profundizar la democracia hemos ido atrás”, indica.

Mientras que el abogado y exdirigente de las Central Obrera Regional (COR), Roberto de la Cruz comenta que la democracia es “un bien público que beneficia aún a los que no están de acuerdo con ella y por ello su preservación es tan importante”.

Sin embargo el exdirigente remarca que tanto el oficialismo y la oposición no hacen nada para consolidar el sistema y al contrario, incurren en actos que deterioran la democracia. Señala que el oficialismo solo busca perpetuarse en el poder, mientras que los opositores no tienen propuestas ni liderazgo.

“Al oficialismo lo único que le importa es atornillarse en el poder con un discurso de defensa de los pobres y cortar las cabezas de quienes lo critican. A esto se suman los actos encubridores de la oposición de Comunidad Ciudadana y Creemos, quienes son cómplices del deterioro y retroceso de la democracia. A estas alturas de la modernidad de la sociedad, Bolivia en vez de evolucionar, la clase política de hoy hizo retroceder como cangrejo a la democracia”, cuestiona.

De la Cruz considera que en la actualidad los que más dañan la democracia son los “falsos socialistas”.

“Es una paradoja que todos los dictadores hayan subido al poder por la escalera de la democracia y la libertad de expresión. Pero, inmediatamente después de alcanzar el poder cada dictador suprimió la democracia a todos excepto para ellos. Además, antes los dictadores eran los militares, ahora son los falsos socialistas de tendencia comunista que buscan llegar al poder vía democracia usando el voto de la gente para luego convertirse en dictadores que no respetan la democracia y el ejercicio de la libertad”, afirma.

Bascopé alerta que el punto central del riesgo democrático se sitúa el 2013. Ese mes de febrero, la Asamblea Legislativa aprobó un proyecto de ley de Aplicación Normativa para interpretar el artículo 168 y la Disposición Transitoria Primera de la Constitución Política del Estado (CPE), buscando con ello habilitar por tercera vez la candidatura presidencial de Evo Morales. En abril de la misma gestión, el Tribunal Constitucional la avaló.

Las ambiciones de un gobernante de no respetar un referendo y decir que es un derecho humano el perpetuarse en el poder, el ser reelecto indefinidamente ha erosionado peligrosamente la democracia”, alerta y afirma que esa situación fue la primera violación a la CPE, alentada por Morales que quería prorrogarse en el poder.

Otra de las vulneraciones al sistema democrático fue el desconocimiento a la voluntad popular expresada en el voto, en el referéndum del 21 de febrero de 2016, impulsado por el MAS en su afán de modificar el artículo 168 de la CPE, pero que le dijo No a la reelección indefinida del líder del partido azul.

 “La cúpula de poder a título del MAS, de proceso de cambio ha erosionado ciertas columnas vertebrales de la Constitución, una de las muestras claras es cuando aprueban la sentencia 0084/17 que habilitaba a Evo Morales a repostularse indefinidamente, pero la Corte IDH ha dejado claro que la reelección indefinida no es un derecho humano”, señala.

Para el jurista la intromisión del poder político sobre el poder judicial es una señal de alto riesgo para la democracia o la hegemonía del MAS de querer copar los espacios del poder.

“Altos magistrados que lamentablemente son elegidos por voto popular, pero por un previo cuoteo de la Asamblea Legislativa aprovechando los 2/3 del partido gobernante. Lamentablemente la hegemonía del MAS de querer copar todos los espacios de poder ha erosionado peligrosamente la democracia y hemos ido retrocediendo. No se puede hablar de democracia si tenemos el poder judicial sometido o si tenemos un defensor del Pueblo que solo defiende a las autoridades de Estado”, critica.

Según Bascopé la oposición ni el oficialismo realizan acciones para fortalecer la democracia. Considera que los parlamentarios opositores no tienen un liderazgo o propuestas renovadoras frente al MAS. Mientras que los oficialistas se manejan con “autoritarismo de sindicatos”.

“La oposición no ha tenido un buen desempeño de llevar adelante una institución democrática, no tiene un discurso ideológico ni liderazgo, menos una propuesta diferente al MAS. Para ellos (los oficialistas) la democracia es una forma de autoritarismo y comparable con el fascismo nefasto”, agrega.

 


“Morales y García Linera los más nefastos para la democracia” afirma el jurista, y explica que ambas exautoridades son los que más dañaron a la democracia en la última década por destilar resentimientos personales.

“En esta última década, las personas que le han hecho un grave daño a la democracia tienen nombre y apellido, entre ellos está Evo Morales y Álvaro García Linera, porque salen a relucir demasiado los odios personales o que el imperio, que los cambas y collas, esos discursos racistas que han manejado ha despertado ciertos fantasmas y temores en la sociedad. Si no superamos eso es muy difícil que nuestras instituciones se consoliden, actualmente tenemos una democracia que yo califico como paupérrima”, argumenta.

Bascopé y De la Cruz coinciden que para afianzar la democracia se debe establecer condiciones que garanticen el ejercicio de los derechos, la igualdad, la transparencia y la educación, y eliminar obstáculos como la intolerancia y la ausencia de medidas para corregir la discriminación de carácter social, cultural, religioso y racial, o por razones de género.

Fuente: noticiasfides.com