Los chats del ex custodio de Lacalle Pou que falsificaba pasaportes: entre amenazas y ofertas de trasladar a los rusos en autos oficiales

En las conversaciones aparecen discusiones con un escribano que formaba parte de la red para conseguirle pasaportes uruguayos a ciudadanos rusos

El presidente uruguayo Luis Lacalle Pou junto al jefe de custodia Alejandro Astesiano (AFP)

El presidente uruguayo Luis Lacalle Pou junto al jefe de custodia Alejandro Astesiano (AFP)



Fuente: infobae.com

Alejandro Astesiano, el ex custodio de Luis Lacalle Pou -ahora preso por falsificación de documentos y asociación para delinquir, entre otros delitos- borró todo el contenido de su celular antes de ser detenido.

Días atrás, la fiscal del caso Gabriela Fossati informó que había sido posible recuperar solamente el 2% de la información eliminada y que Policía Científica tenía “limitaciones en cuanto a lo instrumental”. Sin embargo, esta semana se pudo recuperar el 100% de la información a través del sistema UFED (Universal Forensic Extraction Device).

Te puede interesar: La Policía Científica uruguaya logró recuperar el 100% de la información borrada del celular del ex custodio de Luis Lacalle Pou

El País accedió al expediente de la investigación en el que aparecen distintas conversaciones entre los imputados, especialmente entre Astesiano y el escribano Álvaro Fernández. En ese sentido, Fernández le reclamaba a el ex custodio de Lacalle Pou por demoras en la gestión e incluso Astesiano le llegó ofrecer un auto oficial de Presidencia para transportar a clientes rusos que llegaban a Uruguay con la intención de tramitar la ciudadanía a partir de documentos falsos.

El medio que utilizaban Astesiano y Fernández para comunicarse era Telegram y la palabra “cumpleaños” era la forma a través de la cual se referían a las ciudadanías y a los pasaportes. En las conversaciones reveladas por la prensa aparecen todo tipo de discusiones, amenazas e intimidaciones para que los trámites de la red de falsificación se cumplieran en tiempo y forma.

El medio que utilizaban Astesiano y Fernández para comunicarse era Telegram y la palabra “cumpleaños” era la forma a través de la cual se referían a las ciudadanías y a los pasaportes. REUTERS/Ilya Naymushin/Archivo

El medio que utilizaban Astesiano y Fernández para comunicarse era Telegram y la palabra “cumpleaños” era la forma a través de la cual se referían a las ciudadanías y a los pasaportes. REUTERS/Ilya Naymushin/Archivo

Conversaciones

Entre fines de abril y principios de mayo Fernández advierte que necesita un “dato concreto” porque ya se estaba “saliendo de control” la situación, haciendo referencia a la cantidad de rusos que esperaban la ciudadanía. Astesiano no responde y el escribano insiste enviando varias imágenes entre ellas la de un gato que espera, un reloj de arena, y una calavera, informó El País.

El 10 de mayo el tono fue otro: “Movete porque esto se va al carajo!!! Dame algo concreto y dámelo ya!!!! Estás haciendo lo mismo que me hiciste con los otros. Y me tuviste dos semanas y se tuvieron que ir furiosos!!! Con este está pasando lo mismo. Yo te creo, pero necesito que hoy se festeje el “cumpleaños” (forma de referirse a la obtención de la ciudadanía)”.

Ante esa intimidación, la respuesta de Asetsiano fue asegurar que iban a “estar en eso a partir de las 14 horas”. “Ya pidieron 55 más”, agregó.

Sin embargo, Fernández responde con una amenaza: “Yo los dejo trabajar, por eso te pregunté qué fecha. Me dijiste el nueve y aquí está desde el ocho [dos días antes de la fecha de estos mensajes] y no hay nada concreto. Si no podés festejar un ‘cumpleaños’, cómo querés festejar cien ‘cumpleaños’ (…) Si hay que comprar otra ‘torta’, decime. Pero tiene que ser ya!! Los tranquilicé [a los clientes] solo por hoy. Si no hay concreción, a las 15:00 horas los ‘cumpleañeros’ van a visitarte. Acelerá el trámite porque en 20 minutos te van a visitar”.

Ante la amenaza, Astesiano no se queda callado y asegura en un audio que “a ponchazos” no lo lleva nadie: “Vo, a mí que me venga a visitar el que quiera visitarme, no tengo problema ninguno. Primero que a ponchazos no me lleva nadie y la verdad que son una manga de enfermos. Y decile al (gestor) ruso, este puto del Gordo, que si me quiere visitar que me venga a visitar cuando quiera nomá, ¿ta? Son una manga de atrevidos”.

La respuesta del escribano fue la siguiente: “Si tu amigo no puede, decímelo y chau. No perdemos el tiempo y no tengo a la gente esperando al pedo. Así no se puede. Hace dos días que no duermo. Esto no es un juego!!!. Ayer le aseguré que salía, por lo que vos me mandaste. ¿Y ahora qué hago? ¿Me compro un pasaje para el África?”.

El presidente uruguayo Luis Lacalle Pou junto al jefe de custodia Alejandro Astesiano (AFP)

El presidente uruguayo Luis Lacalle Pou junto al jefe de custodia Alejandro Astesiano (AFP)

A continuación, Astesiano le reponde que pasaría luego y lo llamaría, a lo que Fernández aclara que no era necesario “hacerlos diplomáticos”: “Son uruguayos comunes”. Este dato aporta la posibilidad de que se estuvieran tramitando pasaportes diplómaticos.

Ante eso, el ex jefe de seguridad presidencial dice que “no hay serie para ellos (documentos uruguayos) y el escribano asegura que lo “están haciendo mal”: Son uruguayos comunes y corrientes nacidos en otro país”, señala Fernández y le sigue una secuencia de mensajes cortos.

Astesiano: “Por eso”.

Fernández: “Entonces con los otros va a ser imposible”.

A: “Pero no hay series. Varía cuando son nacidos en otro país. No son iguales”.

F: “Si uno es casi imposible, imaginate cien!!!”.

A: “Noo porque van liberando (series)”.

F: “Tenemos setenta apuntados esperando por este (un ciudadano ruso). Si sale este vienen siete de a diez. (…) Por favor ya está insostenible. Lo mismo pasamos con los anteriores… Por favor no lo repitas!!!”.

Tras no obtener respuestas de Astesiano, la amenaza del escribano se acentúa: “Dejate de jugar en Instagram y contestame. Mirá que esto no es joda. Es la tercera vez que nos lo hacés!!!! Y esta termina muy mal si no tenés hoy un resultado!!!!”.

Autos oficiales de Presidencia

Entre octubre y noviembre de 2021 Astesiano y Fernández estuvieron en contacto para organizar la llegada de unos clientes rusos. “Salieron para acá porque mañana tienen que estar por aquí para realizar unos trámites. Veremos. Los agarré en un anca de un piojo y los mandé para atrás. Esperemos. Ahora quedé más tranqui. (…) Ahora ya me dieron bola”, aseguró el escribano.

Astesiano, por su parte, ofrece ir a buscar a los rusos en un auto de Presidencia: “Veo con el presidente la agenda que tenemos y ya arreglamos todo, ¿ta? Es más, yo ahora apuro eso (el trámite), para que sigan adelante con eso así me firman estos ya está, ¿ta? Así ya está todo pronto, ¿dale? Y si querés nosotros mismos los vamos a esperar al aeropuerto. Mando un auto de nosotros”.