«Más ligeras, más seguras y funcionan mejor»: con las nuevas baterías de la NASA los aviones eléctricos son posibles

El desarrollo de los científicos supera a las baterías de iones de litio, «que se consideran de última generación», en una serie de parámetros clave.
"Más ligeras, más seguras y funcionan mejor": con las nuevas baterías de la NASA los aviones eléctricos son posibles

Fuente: actualidad.rt.com

 

Los investigadores de la NASA avanzan en el desarrollo de las innovadoras baterías de estado sólido que «son más ligeras, más seguras y funcionan mejor que las baterías que se usan comúnmente en vehículos y grandes dispositivos electrónicos en la actualidad», informa la agencia espacial en su sitio web.



Su proyecto, denominado Baterías de arquitectura de estado sólido para mejorar la recarga y la seguridad (SABERS, por su sigla en inglés), busca mejorar la tecnología de baterías para aviones, incluso los propulsados eléctricamente.

«SABERS continúa superando sus objetivos», sostuvo Rocco Viggiano, investigador principal del proyecto en el Centro de Investigación Glenn de la NASA. «Estamos empezando a acercarnos a esta nueva frontera en la investigación de las baterías, que podría hacer mucho más que baterías de iones de litio. Las posibilidades son increíbles«, añadió.

Según la agencia espacial, tales baterías pueden contener más energía y funcionar mejor que las baterías modernas en condiciones estresantes. No obstante, deben seguir siendo livianas y compactas, un requisito clave en la aviación.

«Este diseño no solo elimina del 30 al 40 por ciento del peso de la batería, sino que también permite duplicar o incluso triplicar la energía que puede almacenar, superando con creces las capacidades de las baterías de iones de litio que se consideran de última generación», reveló Viggiano.

Asimismo, la batería debe poder descargar la energía a una velocidad suficientemente rápida como para alimentar una electrónica grande. Con este fin, el año pasado el equipo logró aumentar la tasa de descarga de su batería 10 veces y luego otras 5. 

Por otra parte, los investigadores de SABERS al probar el dispositivo a diferentes presiones y temperaturas, descubrieron que podía funcionar a temperaturas casi dos veces más altas que las de iones de litio.

La NASA concluye que este año el objetivo principal de SABERS fue demostrar que su desarrollo cumple con los requisitos de seguridad y energía, así como también que puede funcionar de manera adecuada en condiciones reales y a la máxima potencia.