El gobierno francés trata de apagar la polémica por las mascotas de los JJOO ‘Made in China’

Los organizadores de los Juegos Olímpicos París 2024 presentaron esta semana a los Phryges, las mascotas que con forma de gorro frigio representan la República Francesa.

Los "Phryges".
Los «Phryges». REUTERS – GONZALO FUENTES

Los organizadores de los Juegos Olímpicos París 2024 presentaron esta semana a los Phryges, las mascotas que con forma de gorro frigio representan la República Francesa. El problema es que los peluches de estos personajes también son un símbolo, el “del problema estructural” para producir en Francia, reconoce el portavoz del gobierno.

El gorro frigio «se conoce en todo el mundo y está presente en el arte, en los ayuntamientos, en los sellos», explicó entonces el presidente del comité organizador, Tony Estanguet.



 «Queremos mascotas que representen el espíritu francés», añadió. Los ojos de las mascotas son azules y de uno de ellos salen dos cintas con los colores de la bandera gala a modo de escarapela.

El inconveniente, tal como reconocieron los organizadores de los Juegos, es que estos peluches de color rojo se fabricarán casi por completo en China, «como la gran mayoría de los peluches vendidos en Francia».

El portavoz del gobierno francés, Olivier Veran, deploró este jueves «el problema estructural» que supone que Francia no pueda fabricar «en unos meses» dos millones de peluches que sirvan de mascotas para los Juegos Olímpicos de París 2024.

 «Me encantaría, y estamos luchando por ello, que en Francia fuéramos capaces de tener suficientes materias primas y fábricas textiles para fabricar dos millones de peluches en unos meses, la observación es que hoy no sabemos hacerlo», explicó el ministro en el canal de televisión France 2.

 «En cambio, lo que sí sabemos hacer es empujar a las empresas francesas que fabrican en China para que se trasladen a Francia», añadió.

«Se trata de un problema estructural ligado al hecho de que Francia ha perdido sus fábricas durante años», continuó, afirmando que «Francia se ha convertido en el país más atractivo de Europa durante varios años seguidos» y «seremos capaces de producir mañana lo que ya no sabemos producir hoy».

El contrato de fabricación se adjudicó a las empresas francesas Gipsy y Doudou et Compagnie.

 A diferencia de Gipsy, que fabrica en China, Doudou et Compagnie tiene previsto producir el 15% de su cuota en su fábrica de Guerche-de-Bretagne (Ille-et-Vilaine), que se ampliará para la ocasión. La fábrica hará el relleno, el montaje y la costura, pero las materias primas y la preparación de las piezas vendrán de China.

El movimiento patronal Ethic denunció «un insulto a todas las empresas francesas» y una «bofetada internacional y económica que nos estamos dando».

 «Quiero creer que todavía tenemos unos meses antes de que se celebren los Juegos Olímpicos para poder corregir el asunto», dijo el martes el ministro de Transición Ecológica, Christophe Béchu.

Otra controversia acerca de las mascotas es que muchos han visto en la apariencia de los personajes no un gorro frigio, sino una representación anatómica del clítoris.