“Esto ya es un descontrol total, somos presos de nosotros mismos”: incrementan los reclamos por excesos y cobros en los puntos de bloqueo

El Deber



Eduardo Ruilowa

“¿Quiénes están jodiendo el paro? No, no son los masistas, somos nosotros mismos que nos estamos enfrentando a nosotros mismos”, reflexionó el comunicador audiovisual, Julico Jordán, a través de una publicación en sus redes sociales, en la cual critica que, bajo la excusa de “endurecer” las medidas se está exacerbando la violencia en los puntos de bloqueo.

La dura crítica del comunicador se remonta a una experiencia familiar. La tarde del martes, su primo llevaba de emergencia a su tía al hospital. Pese a la urgencia, en un punto de bloqueo, ubicado en el segundo anillo del Canal Cotoca, le impidieron pasar y ante la insistencia procedieron a agredirlos con bates entre varios vecinos hasta que acabaron dislocándole el hombro.

“En algunas rotondas ahora se han convertido en mariscales abusivos que con ínfulas de paco resentido andan agrediendo a cuanta persona pasa por sus puntos de bloqueo, y ya ni comento sobre los cobros que ya están normalizados”, reprochó Jordán, enfatizando que los abusos no vienen únicamente desde el bando del MAS.

“Ahora salen buses interprovinciales e interdepartamentales y nadie los bloquea, es más fácil bloquear y golpear a alguien con cáncer o con una emergencia, nada distinto al policía que lanzó gases a una bebé”, cuestionó.

En la misma línea, la periodista Dica Rodríguez observó que el paro se convirtió en un “excelente negocio” para los que se dedican a bloquear. “No son todos, claro, pero esos que ‘viven del día’ le pillaron la vuelta. Como dicen por ahí, hecha la ley, hecha la trampa”, aclaró.

La periodista relató su mala experiencia circulando en moto por la ciudad, teniendo que lidiar con los “gerentes de rotonda” y los antisociales que cobran “peaje” intimidando a las personas para permitirles el paso.

“Por la Radial 27 y quinto anillo la cosa se pone peor, unos malvivientes completamente drogados son los dueños de la zona. Misma radial, un anillo antes, el Señor de la Rotonda, no te da opción ni a explicarle el motivo de tu necesidad. Te manda a encontrar por donde escapar”, expresó.

En ese sentido, lamentó que, si alguien tiene alguna emergencia, las probabilidades de no llegar a tiempo a destino son extremadamente altas. “Una niña sufrió un accidente en su casa, se abrió la frente y en algunos puntos de bloqueo la dejaban pasar, en otros, ni viéndola sangrar. Claro que no se morirá por un corte, me dirán los insensibles, pero díganle eso a su madre primeriza. ¡Nadie merece eso!”, insistió.

“Esto ya es un descontrol total, somos presos de nosotros mismos. Ojalá encuentren la solución pronto, para bien de todos”, finalizó.

El cineasta cruceño Gerardo Guerra también mostró su disconformidad con el paro indefinido y la radicalidad en los puntos de bloqueo, pese a que apoya la demanda de Censo 2023. “Por cada tipo con su bate en una mano y pidiendo peaje en la otra, la causa se mete un autogol. Una total falta de respeto a los ciudadanos que protestan pacíficamente”, tuiteó.

Por su lado, Ulises Guzmán, delegado de base del sindicato de trabajadores del hospital San Juan de Dios, denunció que los bloqueadores no dejan pasar al personal de salud ni mostrando credenciales y uniforme, dificultándoles la llegada al hospital y aún más el retorno a sus domicilios.

“Repudiamos tanto atropello por personas salvajes que arremeten de esta manera con un trabajador que sale de turno luego de 12 horas de trabajo continuo”, denunció Guzmán.

Ante esta situación, la secretaria departamental de Seguridad Ciudadana de la Gobernación cruceña, Paola Weber, pidió empatía a los bloqueadores y les sugirió dejar un carril libre para permitir el paso a todo el personal de salud y de emergencias, como también a los periodistas y trabajadores de la prensa, que han sido gravemente vulnerados durante los 33 días de paro.

“Pongámonos en el lugar del personal de salud que debe asistir a su fuente de trabajo, no agredamos, no les cortemos el paso, no empañemos este sacrificio y esta lucha. Hagamos que realmente Santa Cruz demuestre lo que siempre ha sido, una ciudad pacífica que sabe manifestarse y exigir sus derechos”, expresó la funcionaria.