Fernando Medina: “Se necesita una mayor certeza en la actividad empresarial”

El presidente de la Cámara Gastronómica de Santa Cruz considera que 2022 fue un año aceptable para el sector y se muestra optimista con lo que pueda suceder en 2023. Espera un mayor incentivo al turismo

Juan Carlos Salinas Cortez

Fernando Medina: “Se necesita una mayor certeza en la actividad empresarial” | El Deber



Fuente: El Deber

Fernando Medina Parada, presidente de la Cámara Gastronómica de Santa Cruz, lamenta que los conflictos sociales y políticos en el país no permitan el despegue pleno de la actividad gastronómica. Hace notar que el sector es un gran generador de puestos de trabajo, un aspecto que se debe cuidar y potenciar para beneficio del país.

_ ¿Cuál es el balance que hace del sector gastronómico en 2022?
El balance del sector es que este año se logrará una recuperación que oscila entre un 60% y 90% con respecto al año previo a la pandemia. Hubo bastante consumo local y nacional, también se debe destacar que ha comenzado a ingresar nuevamente el turismo extranjero lo cual ayuda mucho a la recuperación económica del sector. Es un balance positivo.

_ Tomando como referencia 2019 ¿vieron un despegue del sector durante esta gestión?
Con respecto a 2019, se puede ver que un porcentaje de los negocios alcanzaron números similares al de esa gestión, pero la mayor parte, un 90%, llegó a tener un despegue. Para ello, se hicieron ajustes en los costos y operación interna, lo cual permitió una mayor productividad y a pesar de menores ventas en algunos locales sus resultados finales fueron positivos.

_ En reiteradas ocasiones el Gobierno destacó la recuperación económica de los restaurantes…
Existe una recuperación, pero la información otorgada por el Gobierno toma como parámetro una gestión de buen desempeño con un año de pandemia, por lo que la comparación no es la adecuada, debido a que durante la pandemia hubo meses sin venta y en los que se pudo realizar alguna operación las mismas tuvieron muchas restricciones que hicieron que los ingresos sean bajos. Por esto, creo que las comparaciones se deben realizar en los periodos sin pandemia.
Además el análisis se basa en el monto de las recaudaciones impositivas lo que muestra que existe una mayor presión y control del fisco que se refleja en un incremento de la recaudación tributaria.

_Con respecto a la facturación ¿en cuánto se ubicó en 2021 y lo que va de 2022?
En 2021, la facturación tuvo un incremento que osciló entre el 50% al 70% con respecto a 2019 y una mejora del 60% al 90% en relación con 2020. Durante este año, también se proyecta una mejora en los ingresos debido a que básicamente no hubo restricciones laborales.

_¿Desde el Gobierno hubo algunos incentivos dirigidos al sector?
Según mi percepción, desde el Gobierno, hubo aspectos que se pudieron trabajar de mejor forma. Por ejemplo, el tema de los requisitos para el ingreso de turistas al país -porque fue muy burocrático- generando un desincentivo en las personas que querían visitar Bolivia y dejar sus recursos. Aquellos países que no siguieron estos controles lograron una recuperación más rápida. Pero de manera específica no se vieron incentivos directos al sector.

_Los conflictos sociales y políticos ¿cómo afectan al servicio gastronómico?
Los conflictos sociales y políticos tienen un impacto negativo, tanto en el aspecto productivo como en el comportamiento de las personas que se limitan a la inversión y al consumo. El sector es muy sensible a estas tensiones y su desempeño se ve afectado en gran medida con estos conflictos que no genera otra cosa que incertidumbre, cuando se necesita certeza en la actividad empresarial y económica.

_¿Cuántos puestos de trabajo genera el sector?
En Santa Cruz, el sector gastronómico genera aproximadamente unos 70.000 empleos directos y otros 200.000 indirectos, que corresponden a toda la cadena productiva. La gastronomía es uno de los sectores que mayor mano de obra ocupa. Es de alta rotación y de constante demanda, pues en el grueso de los puestos laborales no son tan especializados; de ahí la posibilidad de brindar trabajo a una mayor cantidad de personas.

_¿Hubo cierre de restaurantes ante la actual coyuntura político-social que afecta al país?
No tenemos información oficial sobre el cierre de restaurantes. Sin embargo, como le indiqué, los conflictos sociales no le hacen bien a esta actividad.

_¿Cuáles son las perspectivas para la próxima gestión?
Se espera un 2023 con mucha expectativa, si bien de acuerdo con los pronósticos de los organismos internacionales a escala mundial el próximo año será de crisis económica, pero el sector turístico, donde estamos incluidos, puede tener una cierta recuperación, y para ello nuestro Gobierno debe trabajar con nosotros los emprendedores y empresarios, para crear políticas y fomentos que ayuden a la reactivación del sector gastronómico.

_¿Qué aspectos económicos son los que más preocupan a los gastronómicos?
Preocupa y en demasía el tema laboral, debido a las políticas que se implementan y afectan al sector. Hay reparos en el cobro tributario a los que consideramos excesivos. Otras de las observaciones es que los gobiernos -en los diferentes niveles- no están invirtiendo en temas estructurales como el turismo. Es importante que se trabaje el tema turístico en el país, porque si se logra aprovechar su potencial esta actividad es una fuente muy importante en lo que se refiere a ingresos. Hay datos fehacientes del efecto que puede generar en una gran cantidad de fuentes laborales que el país tanto necesita.