Juan Carlos Urenda: Propongo una reforma parcial de la constitución que incorpore una autonomía especial

El abogado Juan Carlos Urenda hace un profundo análisis sobre la segunda pregunta planteada en el cabildo el pasado domingo ¿Están todos de acuerdo en delegar al Comité Pro Santa Cruz la convocatoria a una comisión constitucional, que en el marco legal y democrático, revise la futura relación política de Santa Cruz con el Estado Boliviano?

Fuente: https://asuntoscentrales.com



Desde su punto de vista hablar de federalismo es complicado mientras que ya se tiene un camino avanzado en el tema de las autonomías y propone una reforma parcial de la constitución.

“Es la pregunta más importante y ha venido en un momento propicio porque la presencia multitudinaria como nunca antes en la historia de ese cabildo da un respaldo a la pregunta para buscar mejores días y nueva relación con el estado, es un respaldo. Habría que manejarlo con cuidado, es un respaldo extraordinario.

No se me ocurre que exista una causa que, convocada con menos de una semana sin publicidad, sin estructura política, genere más de un millón de personas que todavía teníamos dificultad de trasladarnos, es un fenómeno extraordinario, lo mejor que tenemos es el respaldo popular”, expresó Urenda.

Para Urenda, la segunda pregunta del cabildo habla de una comisión constitucional, en el marco legal “no está alentando a una revolución, está invitando a recorrer el camino constitucional y legal, nos guste o no es así, la pregunta se encuadra dentro del marco constitucional”, subrayó.

Mientras que, para hablar de federalismo, dijo que se tendría que hacer una asamblea constituyente porque “implicaría una reforma estructural del estado. La constitución establece que se necesita una asamblea constituyente y esto se da convocando a un referéndum, y si éste apoya en mayoría a una asamblea constituyente, se instala la asamblea que resuelve por 2/3, se autorregula, pueden desencadenarse todos los demonios ahí adentro y en vez de hablar de federalismo, empezamos a hablar de reelección, es una lotería. Aprobada la constitución por 2/3, otro referéndum”, explicó.

Otro problema según Urenda es que el federalismo “no es asimétrico como las autonomías”, todos los departamentos tendrían que ser estados y para ello se necesitaría los 2/3 de votos de la población, “tendríamos que partir de cero” mientras que con las autonomías ya se han hecho cabildos y se tiene un camino avanzado.

En ese sentido, el abogado propone una reforma parcial de la constitución que incorpore una autonomía especial, de esa forma no se generaría la necesidad de una asamblea constituyente.

“Propongo una reforma parcial de la constitución, no total, lo que no generaría la necesidad de una asamblea constituyente, la reforma parcial se convoca por 2/3 de una ley y se aprobaría el referéndum en cada departamento. Porongo inicialmente al debate, que por 2/3 se dicte una ley de reforma parcial de la constitución que incorpore una autonomía especial, autonomía de verdad, con unas 10 competencias, para que las tome el departamento que quiera, la clave para lograr esa ley es eso”, indicó Urenda.

Su propuesta está basada en incorporar un catálogo de competencia que estén orientados a dos aspectos: consolidar el estado de derecho, “no puede ser que el poder ejecutivo tiene carta blanca para estropear a las regiones, mandar a los policías a patear gente, que los jueves se peleen por agredir a los ciudadanos para quedar bien con el partido político, para que manejen 90% de los recursos, la reforma constitucional tiene que estar orientada a preservar el estado de derecho que lo estamos perdiendo. Aquí nos puede estropear cualquiera sin mayor problema, estamos indefensos, esa propuesta que va aparejada de la anulación de la elección por voto popular de los jueces, ese es un problema”. De manera que los departamentos tengan la competencia de designar a los jueces y fiscales.

Asimismo, consideró que no importa el nombre que se le dé a las autonomías, lo importante son las competencias. “Por ejemplo, las autonomías españolas son más descentralizadas que el federalismo argentino y ni se diga del federalismo venezolano que es una dictadura. Las autonomías inglesas de Escocia, Irlanda del Norte y Gales son mucho más autónomas que las autonomías españolas. No importa el nombre, lo importante son las competencias, podemos llamarle autonomía del amor si quiere, pero si podemos designar a la policía, designar jueces, administrar nuestros recursos, lo importante son las competencias, no importa el color del gato lo importante es que case ratones”, reiteró.

Además, en su propuesta se puede incorporar un agregado de competencias que permita que las autonomías se puedan ejercer de verdad. “Hay que hacer un mea culpa, ni siquiera hemos aprovechado la totalidad de la potencialidad de la precaria autonomía actual y ya nos queremos saltar a otra cosa”

Y propone como base el estatuto cruceño del 2008 “tendríamos que tomar esa base que tiene un respaldo extraordinario que no lo supimos defender, ese estatuto fue aprobado por un referéndum, por el 87.6% de la población y lo abandonamos”, puntualizó.

Además, se contaría con aliados naturales a los departamentos de Beni, Pando y Tarija por sus estatutos similares, también aprobados en referéndum y “Potosí es un aliado natural porque tiene muchos problemas, recibe muy poco a cambio de sus recursos naturales. Esta propuesta de hacer de la autonomía un instrumento de verdad y sacarnos el velo de mentira, tiene tantos candados ahora la constitución con ese tema que no funciona”.

Finalmente sostuvo que para que su propuesta se desarrolle “habrá que hacer ajustes de alguna naturaleza para que sea congruente con la actual constitución, pero al que no le guste que en el referéndum de su departamento vote en contra, pero a los que quieran, déjenlos. Volemos a la misma técnica que se utilizó para la ley que se aprobó por unanimidad de convocatoria a referéndum para las autonomías vinculantes a la Asamblea Constituyente, sabemos que la asamblea hizo caso omiso, en vez de dictar una autonomía de verdad se encargó de ponerle candado” y reiteró que “la pregunta nos manda a utilizar la técnica constitucional más allá de lo que quisiéramos, nos manda una comisión constitucional que actúe en el marco legal y democrático, no nos manda a hacer revoluciones, manda a utilizar la técnica constitucional”, enfatizó Urenda.