Kamala Harris llegó a Filipinas y se reunió con el presidente Marcos en medio de las tensiones con China

La marina del país insular acusó a los guardacostas del régimen de Xi Jinping de apoderarse “por la fuerza” de un objeto flotante que sus tropas acababan de recuperar en aguas disputadas

Kamala Harris se reúne con Ferdinand “Bongbong” Marcos en Manila (Reuters)Kamala Harris se reúne con Ferdinand “Bongbong” Marcos en Manila (Reuters)
Fuente: Infobae.com

La vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, se reunió este lunes con el presidente filipino Ferdinand Marcos durante una visita al archipiélago para estrechar lazos y contrarrestar la creciente influencia de China en la región.

Harris es el cargo estadounidense de mayor rango en visitar Manila desde la toma de poder de Marcos en junio y su viaje señala una mayor interacción entre dos viejos aliados, cuyas relaciones se enfriaron con el expresidente Rodrigo Duterte, cercano a Beijing.



La vicepresidenta estadounidense se reunió también con su par filipina Sara Duterte, hija del exlíder cuya mortífera guerra contra la droga es objeto de una investigación internacional.

(Reuters)(Reuters)

Episodio de tensión en el mar

Las Fuerzas Armadas filipinas denunciaron este lunes un incidente entre buques de guardacostas de China y Filipinas cerca de un archipiélago disputado en el Mar de China Meridional, a un día de la visita Kamala Harris a la isla filipina de Palawan, el litoral más cercano a las aguas en disputa.

El incidente se produjo cuando un buque de guardacostas filipino trató de recoger un objeto no identificado que flotaba a la deriva cerca de la isla Pag-asa, un islote ocupado por Filipinas y situado a unas 290 millas náuticas del litoral occidental de Palawan y cercano a una isla apropiada por China en el disputado archipiélago de las Spratly.

Cuando los tripulantes filipinos ya habían comenzado a recoger el objeto, una lancha neumática desplegada por un buque de guardacostas chino apareció precipitadamente y se apropió de él, según el comunicado enviado a EFE por el portavoz de las Fuerzas Armadas de Filipinas en el Mar del Sur de China (WESTCOM), el mayor Cherryl Tindog. Los tripulantes chinos “cortaron el cabo que unía la embarcación con el escombro a la deriva” y lo llevaron hacia el buque chino, explicó Tindog.

Horas después del encontronazo entre ambas patrulleras, se escucharon “explosiones o fuego de artillería”, según informó el periódico Philippine Daily Inquirer, que pudo hablar con varios residentes de Pag-asa, la única isla ocupada por Filipinas que cuenta con asentamientos civiles y cuya población ronda los 190 residentes, entre personal militar y civil.

Washington se acerca a Manila

Estados Unidos ha mantenido una larga y compleja relación con Filipinas y la familia Marcos.

El patriarca y padre del actual presidente dirigió durante dos décadas esta antigua colonia estadounidense de forma dictatorial y con el respaldo de Washington, que lo veía un aliado en la Guerra Fría.

Ahora, la Casa Blanca quiere reimpulsar su alianza de seguridad con Manila bajo la presidencia de su hijo, incluyendo un tratado de defensa mutua y un pacto de 2014 que permite a Estados Unidos almacenar equipamiento de defensa y provisiones en cinco bases filipinas.

Este acuerdo, de acrónimo EDCA, quedó paralizado con Duterte pero ahora ambos países quieren acelerar su implementación ante la cada vez más asertiva política exterior de China en la región.

El martes, Harris visitará la isla filipina de Palawan, que se extiende justo debajo de unas aguas disputadas en el mar de China Meridional.

Beijing reivindica la soberanía de casi todo este mar, en conflicto con Filipinas, Vietnam, Malasia y Brunéi.

Una sentencia internacional de 2016 decretó que las reivindicaciones de China no tenían fundamento, pero el gigante asiático la ha ignorado.

Harris “reafirmará la fortaleza de la alianza y nuestro compromiso de hacer respetar el orden legal internacional en el mar de China Meridional” y en la región de Asia-Pacífico, indicó un responsable estadounidense.

El viaje a Filipinas forma parte de los esfuerzos de Washington para subrayar su compromiso con esta región ante la creciente influencia de China.

Las espinosas relaciones entre ambas potencias parecieron reencaminarse con sendas reuniones la semana pasada del presidente estadounidense Joe Biden y Harris con el dirigente chino Xi Jinping.

(Con información de AFP y EFE)