La población está desesperada por la escasez de agua en Ascensión de Guarayos

La gente, grandes y chicos, con balde en mano deambulan de un lado a otro en busca del líquido. Incluso recurren a atajados que no son aptos para el consumo humano

La población en busca de agua.
La población en busca de agua.

 

Fuente: El Deber

Los primeros días del desabastecimiento, al haberse secado la laguna de embalse, el servicio era por hora, pero para este fin de semana se anunció que no habrá en ningún momento, por lo que la situación se vuelve desesperante.



La gente, grandes y chicos, con balde en mano deambulan de un lado a otro en busca del líquido, por lo que, en su desesperación, han acudido a viejos pauros, atajados y norias, que en algunos casos no están óptimos para el consumo humano.

El Gobierno Municipal con dos cisternas distribuye casa por casa, para paliar las necesidades más elementales. La Asociación de Ganaderos (Agagua), puso a disposición sus dos pozos de donde se aprovisionan los camiones.

«Estamos apoyando en lo que podemos«, dijo Fernando Paz, presidente de la institución productiva.

De su lado, la Cooperativa de Servicios Públicos (Cospas), una de las prestadoras del servicio, ha habilitado pozos existentes en el área urbana, que estaban sellados, de dónde traslada agua «cruda» a la planta de tratamiento, pero esto no abastece a una población que supera los 50 mil habitantes, explicó Pedro Choque, gerente de la referida prestadora.

Robert Schok, presidente del Concejo Municipal, habló de cuatro frentes de trabajo para solucionar el problema, hasta que lleguen las lluvias y vuelva a juntar agua en la laguna.

Dijo que, con el apoyo del Gobierno Departamental, se contará con un convoy de cisterna que llevará agua del río San Pablo, ubicado a 12 kilómetros de Ascensión, a la planta de potabilización.

También dijo que se perforará un pozo a las orillas de la laguna de embalse y desde este pozo de vaciará al cárcamo para luego hacerla potable. Por último, indicó que se hará un atajado en río Sapocó, dos kilómetros del pueblo, de donde se alimenta la laguna.

«Ocurre que algunos ganaderos han construido diques río arriba, por lo que el agua ya no llega hasta donde se han instalado las bombas, lo que haremos es quitar estos diques», expresó.

Fuente: El Deber