Los tres estados que definirán quién controla el Senado de EEUU

Nevada, Georgia y Arizona todavía tienen un margen muy estrecho para declarar un ganador. El lento conteo y la posibilidad de un ballotage alargan el suspenso sobre la mayoría en la Cámara Alta

Fuente: DW

 

El control del Congreso de Estados Unidos, en especial el del Senado, sigue en juego este miércoles, después de que los demócratas hicieran una inesperada demostración de fuerza en votaciones muy peleadas y desafiaran las expectativas de que la alta inflación y la impopularidad del presidente, Joe Biden, lastrarían al partido.



En la noticia más alentadora para el partido, el demócrata John Fetterman arrebató un escaño del Senado a los republicanos en Pensilvania que era crucial para las esperanzas del partido de mantener el control de la cámara alta.

Pero todavía es demasiado pronto para anunciar un ganador en votaciones cruciales por escaños al Senado en Nevada, Georgia y Arizona que podrían decidir la mayoría. Actualmente el tablero está 48 a 48, en una cámara de 100 escaños.

En Arizona y Nevada el recuento de los votos restantes para el Senado podría llevar días.

En Georgia el conteo podría ser más corto, pero el suspenso más largo: las proyecciones apuntan que sería necesario un ballotage el 6 de diciembre, ya que ni el senador demócrata Raphael Warnock (49,4%) ni el ex astro del fútbol americano Herschel Walker (48,5%), republicano, alcanzarían el 50% de los votos, por los apoyos que recogió el candidato libertario Chase Oliver.

En Wisconsin, el margen entre el senador republicano Ron Johnson (50,5%) y el demócrata Mandela Barnes era demasiado estrecho para dar un resultado. No obstante, el actual congresista se adjudicó la victoria este mediodía, pese a que ninguna cadena grande le proyectó la victoria, todavía con una diferencia de menos de 30 mil votos.

 

Ron Johnson, líder provisional en la votación en Wisconsin (Reuters)

En Nevada, la secretaría de Estado ha advertido de una demora en el conteo de miles de papeletas que se enviaron por correo ya que su ley estatal electoral permite que las papeletas puedan llegar hasta el próximo sábado, mientras fueran enviadas este martes. Este voto suele favorecer a los demócratas y a él se aferra la senadora demócrata Catherine Cortez Masto para mantener su puesto, que podría perder, según las estimaciones, frente al negacionista electoral Adam Laxalt (49,9%).

Según los conteos de los medios, Nevada y Wisconsin tendrían representantes republicanos. Pero en Arizona el favorito es el demócrata Mark Kelly (51,4%), por encima del republicano Blake Masters.

Si se cumplen esas proyecciones, la esperanza del gobierno de Joe Biden es que se repita el escenario de 2020, cuando los estadounidenses debieron esperar semanas para saber cuál partido había ganado la mayoría en el Senado, y el resultado se definió con un ballotage en Georgia a favor del demócrata Jon Ossoff.

El escenario de 50 senadores para cada partido favorece al oficialismo, ya que el voto de desempate lo tiene la Vicepresidencia, en manos de Kamala Harris. Así, con esa mínima ventaja, es como ha gobernado Biden en estos primeros dos años.

El reverendo Raphael Warnock no alcanzaría a ganar la elección en Georgia, pero buscará quedarse con el escaño en un ballotage (Reuters)

El resultado de las votaciones a las dos cámaras determinará el futuro de los planes del presidente y servirá de referendo sobre su gobierno en un momento de inflación récord en el país y preocupaciones por el rumbo de Estados Unidos. Si los republicanos toman el control de la Cámara de Representantes, probablemente iniciarían una serie de investigaciones sobre Biden y su familia, mientras que si controlan el Senado mermarían la capacidad de Biden de nombrar jueces.

En cuanto a la Cámara de Representantes, los demócratas revalidaron cargos en lugares como Virginia, Kansas y Rhode Island, y todavía no se habían declarado ganadores en muchas circunscripciones en estados como Nueva York y California.

Los demócratas también tuvieron éxito en las votaciones a gobernador, con triunfos en Wisconsin, Michigan y Pensilvania, estados disputados que fueron cruciales en la victoria de Biden en 2020 ante el expresidente Donald Trump. Pero los republicanos conservaban las mansiones de gobernador de Florida, Texas y Georgia, otro estado en disputa donde Biden ganó por la mínima hace dos años.

La tendencia histórica jugaba en contra de los demócratas. El partido en el poder casi siempre pierde escaños en las primeras elecciones de media legislatura de un presidente, aunque los demócratas esperaban que la indignación por la decisión de la Corte Suprema de retirar el derecho al aborto pudiera movilizar a sus votantes para contrarrestar el patrón.

En la votación de Pensilvania, Fetterman había enfrentado dudas sobre su capacidad para ejercer el cargo tras sufrir una apoplejía apenas unos días antes de las primarias del estado, pero logró imponerse al republicano Mehmet Oz. Su victoria era un gran revés para Trump, que ayudó al doctor Oz a ganar sus difíciles primarias.

John Fetterman, clave en las esperanzas demócratas en el Senado (Reuters)

Los demócratas también conservaron un crucial escaño del Senado en Nueva Hampshire, donde la demócrata Maggie Hassan derrotó al republicano a Don Bolduc, un general retirado del ejército que en un principio había repetido las mentiras electorales del expresidente Donald Trump sobre las elecciones de 2020 pero después trató de alejarse de algunas de las posiciones más extremas que adoptó durante las primarias republicanas. Los republicanos conservaron escaños del Senado en Ohio y Carolina del Norte.

También en Pensilvania, el fiscal general demócrata Josh Shapiro derrotó al republicano Doug Mastriano para mantener la gobernatura demócrata en un importante estado en disputa. Shapiro se impuso a un negacionista electoral que algunos temían pudiera negarse a certificar una victoria presidencial demócrata en el estado en 2024. Los demócratas Kathy Hochul de Nueva York, Michelle Lujan Grisham de Nuevo México y Janet Mills de Maine también rechazaron a sus rivales republicanos.

También hubo gobernadores republicanos victoriosos. El gobernador de Georgia, Brian Kemp, fue reelegido y derrotó a Stacey Abrams en una repetición de su pugna de 2018. El gobernador de Florida, Ron DeSantis, y el de Texas, Greg Abbott, dos posibles aspirantes republicanos a la presidencia, derrotaron a sus rivales demócratas y fueron reelegidos en los dos estados de mayoría republicana más grandes del país.

AP VoteCast, un amplio sondeo del electorado general, mostró que la alta inflación y las preocupaciones sobre la fragilidad de la democracia habían sido importantes factores para los votantes.

La mitad de los votantes dijo que la inflación era un factor significativo, ya que la comida, la gasolina, la vivienda y otros gastos se han disparado en el último año. Algo menos -el 44%- dijo que el futuro de la democracia era su principal preocupación.

En total, 7 de cada 10 votantes dijeron que el fallo que revocó la decisión de 1973 que consagraba el derecho al aborto había sido un factor importante en sus decisiones de los comicios. El fallo era impopular, según VoteCast. Unos 6 de cada 10 dijeron estar enojados o descontentos con la decisión, mientras que unos 4 de cada 10 estaban satisfechos. Y aproximadamente 6 de cada 10 se mostró a favor de una ley que garantizara el derecho al aborto legal en todo el país.

No se reportaron problemas generalizados con boletas o intimidación de votantes en el país, aunque se produjeron incidentes menores típicos de la mayoría de jornadas electorales.

(Con información de AP y EFE)