Nueva revuelta en cárcel de Ecuador deja 15 heridos

El Gobierno de Ecuador busca retomar el control de las cárceles controladas por bandas de narcos que generan violencia y constantes amotinamientos.

Los enfrentamientos en las cárceles de Ecuador son constantes con saldos de víctimas mortales. Los enfrentamientos en las cárceles de Ecuador son constantes con saldos de víctimas mortales.

Fuente: dw.com



Al menos 15 uniformados heridos dejó este jueves (03.11.2022) un nuevo motín carcelario registrado en el puerto ecuatoriano de Guayaquil en medio de una ola de violencia ligada a bandas de narcotraficantes, que desde el martes ha provocado la muerte de ocho personas.

«Tenemos más de 15 policías y servidores militares heridos», dijo a la prensa el director del organismo que administra las prisiones (SNAI), Guillermo Rodríguez.

El saldo de víctimas por los enfrentamientos a bala y con explosivos que se producen en la cárcel Guayas 1 era hasta el miércoles de dos reclusos fallecidos y otros ocho heridos.

Otros cinco policías y un civil también murieron el martes en varios atentados con explosivos de grupos narcos contra instalaciones policiales, gasolineras y un sanatorio, en rechazo al traslado hasta ahora de 1.400 presos de la Guayas 1, la más poblada de las penitenciarías de Ecuador.

Esa prisión hasta el martes tenía 6.900 personas y el traslado de una parte de los internos es con el propósito de retomar el control y reducir el hacinamiento.

«La estrategia de traslado de los cabecillas la mantuvimos a cabalidad. Este Gobierno no se doblega ante narcoterroristas: en este país no van a imponer su voluntad. Aquí estamos para hacerles frente y proteger a los 18 millones de ecuatorianos que merecen vivir en paz», expresó por Twitter el presidente Guillermo Lasso tras liderar una reunión en este puerto del Consejo de Seguridad del Estado.

Policía retoma control

El mandatario acompañó su mensaje con fotos en las que decenas de presos están acostados boca abajo, abarrotando un patio y ante la presencia de agentes, así como armas de fuego, municiones y cuchillos decomisados. Una mancha al parecer de sangre asoma debajo de la cabeza de uno de los reos.

En las afueras de la cárcel, allegados de los reclusos aguardaban noticias. Un reportero de la AFP fue rociado con gas lacrimógeno por la policía, mientras que militares le exigieron borrar las imágenes de su cámara.

Desde temprano se escucharon ruidos de detonaciones desde el exterior del reclusorio, que a media tarde cesaron.

Uniformados con armas largas vigilaban la prisión desde los techos. El SNAI señaló que la policía retomó el control de uno de los pabellones.

Los enfrentamientos estallaron dentro del estado de emergencia y el toque de queda nocturno que rige en Guayaquil desde el martes.

mg (afp, La Hora)