Se levanta el paro: los retos de Santa Cruz tras la medida más larga de su historia

Durante 36 días el departamento cruceño mantuvo un paro indefinido que comenzó con un pedido de Censo para el 2023; ahora, la mirada atenta de la región está en la ALP en donde se trata una ley que marca la distribución de escaños y recursos con los resultados de este proceso

ÁLVARO ROSALES MELGAR
Fuente: UNITEL

Se levantó el paro, Santa Cruz no busca depender de otros y la ciudadanía se alista para el retorno a la normalidad. A grandes rasgos, este fue el anuncio del presidente del Comité pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, postura que está en sintonía con el resto de líderes cruceños que también ven como una victoria lo conseguido en torno a la demanda por el Censo. No obstante, la interrogante que se maneja entre la gente es “¿qué va a pasar de aquí en adelante?”.

UNITEL lanzó este planteamiento a analistas que han estudiado la problemática sobre la coyuntura de las últimas semanas, quienes también han expuesto su análisis sobre lo que ha significado esta situación para Santa Cruz y el país.

La autodeterminación



“Ahora toca comer, dormir, soñar, correr y trabajar con la palabra autodeterminación en la cabeza. Ese es el desafío después del paro”, sostuvo el analista político José Orlando Peralta, al considerar que esta afirmación le da más contenido a la luchas por las demandas cruceñas, más allá de las demandas por el Censo.

Además de un replanteamiento de lo que es el la reconfiguración de escaños parlamentarios y una redistribución de recursos a las regiones con los datos oficiales del Censo, según lo establecido en el proyecto de ley que fue aprobado la madrugada de este sábado en la Cámara de Diputados, Peralta considera que en la agenda inmediata se empieza a posicionar el tema de replantear la relación o la organización del Estado en Bolivia, lo que advierte que el centralismo puede estar cumpliendo su ciclo.

“No es posible que el centro económico del país -Santa Cruz- dependa de un grupo de burócratas para dar un paso adelante. Santa Cruz debe consolidar su autonomía y tiene la tarea de asumir una posición porque no es posible que un centralismo burócrata limite o ralentice el avance solo porque se depende de él para tener una respuesta a las demandas sociales”, cuestionó el analista.

En esta línea, el presidente cívico anunció este sábado que el análisis del nuevo modelo que se debe aplicar en Santa Cruz, según el mandato del cabildo, estará en manos de un conglomerado de notables que iniciará su trabajo en el corto plazo y que serán designados en los próximos días.

“En pocos días más iniciaremos esta misión para mostrar a todos los bolivianos que debemos abandonar viejos y deteriorados senderos que mal vinculan a Santa Cruz con el Estado, planteándonos nuevos caminos que nos señalen rutas alternativas para modificar ese vínculo dañino”, señaló Calvo.

La suspensión del paro

Desde el punto de vista del analista Paúl Antonio Coca, la suspensión del paro es una especie de señal de buena fe por parte de Santa Cruz tras la aprobación del proyecto de ley del Censo en la Cámara de Diputados; no obstante, esto pudo dictarse en el cabildo del 13 de noviembre y delegar a las autoridades del Comité interinstitucional viajar a La Paz y presionar para que se apruebe la ley, tal y como lo hizo en los últimos días el rector Vicente Cuéllar.

Además, expresó que la suspensión se da en el contexto del fin de año, cuando aparecen fechas simbólicas como Navidad y Año Nuevo, por lo que la carga del encierro, el estrés y la emociones podrían generar un efecto no esperado entre la población que estuvo 36 días en las calles o que no pudo tener una vida regular debido a la medida.

Por su parte, Peralta considera que el paro cumplió su ciclo y dejarlo en suspenso no es una pérdida ni muestra de fragilidad, ya que también existen otras estrategias para que las demandas cruceñas se lleguen a cumplir. “Hay que ver de hacer cumplir los pedidos en torno al Censo, ya que el paro no es una estrategia y vemos que fueron 36 días de desgaste innecesario”, apuntó.

“En estos 36 días, nuestro paro consiguió asegurar la realización del censo, como derecho de todos los bolivianos, y la entrega de los resultados y su aplicación oportuna”, manifestó este sábado el gobernador Luis Fernando Camacho, quien observó que el paro de Santa Cruz modificó el escenario político.

Para el gobernador, los meses que vienen estarán marcados por la agenda alrededor del censo, debate del Pacto Fiscal, redistribución de escaños, mayor transparencia en el padrón electoral y revisión de las normas electorales.

Sin embargo, Coca observó que aún no se ha aprobado nada en cuanto al Censo, solo se tiene el decreto que establece la fecha de su ejecución. “Solo se tiene la aprobación de una de la Cámaras y Bolivia es un país bicamaral. Todo dependerá de lo que diga el Senado”, señaló, a tiempo de agregar que se debe esperar a que se cumplan los acuerdo para 2024, caso contrario se estaría postergando el conflicto para ese año.

El proyecto de Ley del Censo

“Falta mucho para que la ley entre en vigencia. Se debe pasar por los filtros del Senado, esperar a que el presidente la promulgue, donde se debe tomar en cuenta que hasta que la reciba y tome una decisión deben pasar 10 días y en este camino puede haber observaciones”, afirmó Coca.

Según el procedimiento legislativo establecido en la Constitución, el proyecto aprobado por la Cámara de origen será remitido a la Cámara revisora para su discusión, es decir, Diputados y Senado, respectivamente. Si la Cámara revisora lo aprueba, será enviado al Órgano Ejecutivo para su promulgación.

Además, establece que la ley sancionada por la Asamblea Legislativa Plurinacional y remitida al Órgano Ejecutivo, podrá ser observada por el presidente del Estado en el término de 10 días hábiles desde el momento de su recepción. Las observaciones del Órgano Ejecutivo se dirigirán a la Asamblea.

Coca observó que los líderes cruceños deben tomar en cuenta que si el Gobierno no promulga la ley, hay que considerar si existen fuerzas para retornar al paro, ya que toda medida de presión tiene un ciclo. Esta historia no termina, no ha terminado y hay que ser bastante realistas y honestos al decirlo”, sentenció.

Peralta advirtió que en el tratamiento del proyecto de ley se desnuda que el ‘ala evista’ del Parlamento no quiere que Santa Cruz tenga más escaños, ya que se caería el discurso del masismo y su responsabilidad de la migración de oriente a occidente, cuando tienen vigente un modelo que apunta a las áreas rurales e indígenas.

$!Se levanta el paro: los retos de Santa Cruz tras la medida más larga de su historia

“Hay sectores en alerta hasta que esto se promulgue. No hay la certeza de que esto llegue a promulgación. Hay mucha desconfianza social hacia el Gobierno y el Estado acumulada de muchos años. Ha habido voluntad, pero la pugna interna del MAS incide en la decisión o avances que habrá en adelante”, concluyó Peralta.

A eso acotó que si bien queda la duda de cuando se promulgará el proyecto de ley, se ingresa a un escenario de conflicto Estado-región con un oficialismo dividido y es algo que cuenta porque emergen dos corrientes que rompen la homogeneidad oficialista de cara al futuro.

Fuente: UNITEL