Arce en la OEA sobre Perú: La conspiración a Castillo no justifica interrumpir el orden democrático

El Congreso peruano aprobó la vacancia de Pedro Castillo, quien se encuentra retenido en la Prefectura de Lima.

OEA Arce
Héctor Arce en la sesión de la OEA. Foto: captura

Fuente: ANF

El embajador de Bolivia ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Héctor Arce Zaconeta, al lamentar la situación que vive Perú sostuvo que el gobierno de Pedro Castillo fue objeto de una constante conspiración e intentos de derrocamiento, sin embargo, eso no justifica romper el orden constitucional ni democrático.



En una sesión del Consejo Permanente de la OEA sobre la situación de crisis política en Perú, Arce lamentó a nombre del Estado boliviano los sucesos en la república peruana y que una vez más el grupo de alto nivel formado en esta instancia “no haya dado el resultado que se esperaba”.

Según el embajador lo sucedido en el país sudamericano deja dos lecciones, por un lado, manifestó que no se puede negar la “constante conspiración y el constante rechazo a un gobierno de extracción popular”.

“No es la primera vez y esperemos que sea la última en la que un gobierno popular, un gobierno indígena, un gobierno extraído de los sectores más sanos de la nacionalidad de un país es rechazado profundamente por el orden político y el orden establecido y se busca su constante derrocamiento”, sostuvo Arce.

Añadió que estas situaciones de “intentos de desestabilizar la democracia a la cabeza de un presidente de origen plebeyo”, no deben volver a ocurrir.

Sin embargo, afirmó que “absolutamente nada justifica un quiebre constitucional, la interrupción de un orden constitucional, de un orden democrático, del estado de derecho, de la institucionalidad republicana”.

Este miércoles, Castillo poco antes de que el Congreso vote la moción de vacancia para destituirlo, se adelantó a disolver el Legislativo, declarar un estado de excepción y convocar a nuevas elecciones.

“En atención al reclamo ciudadano a lo largo y ancho del país, tomamos la decisión de establecer un gobierno de excepción orientado a establecer el Estado de derecho y la democracia, a cuyo efecto se dictan las medidas: disolver temporalmente el Congreso de la República e instaurar un gobierno de emergencia excepcional», proclamó cuando todavía ejercía la presidencia.

Arce acotó que la decisión de Castillo fue contraria a la democracia. “Lo que hemos vivido hoy, ha sido nomas un acto contario a la democracia y contrario al derecho”.

“Si bien es rechazable y condenable cualquier ataque a un gobierno popular, también es rechazable e inaceptable cualquier intento de quebrar el orden constitucional”, reiteró.

A nombre del Estado plurinacional, exhortó al diálogo y la paz en el marco de la autodeterminación y la soberanía de ese país. Asimismo, sugirió que en Perú se busque una salida pacífica, tranquila y sobre todo en protección a la vida.

Medios internacionales han informado que Castillo se encuentra retenido en la Prefectura de Lima, tras el golpe institucional que asestó en su país.

/NVG/