La IA de captura de movimiento utilizada en películas como Avatar está siendo usada para estudiar enfermedades raras

Los investigadores están utilizando la tecnología de captura de movimiento que da vida a los personajes en películas como Avatar para rastrear el inicio de las enfermedades que afectan el movimiento corporal.

El nuevo sistema utiliza inteligencia artificial para analizar los movimientos corporales y diagnosticar trastornos dos veces más rápido que los mejores médicos.



Tecnología de inteligencia artificial utilizada en animaciones digitales de películas está siendo usada para diagnosticar enfermedades que afectan el movimiento en tiempo récord

La Dra. Valeria Ricotti, del Instituto de Salud Infantil Great Ormond Street del Reino Unido, que es parte del equipo que trabaja en este nuevo desarrollo, le dijo a la BBC que estaba completamente impresionada por los resultados obtenidos. «El impacto en el diagnóstico y el desarrollo de nuevos medicamentos para una amplia gama de enfermedades podría ser absolutamente enorme», señaló.

El sistema ha estado en desarrollo durante 10 años y ha sido probado en pacientes con ataxia de Friedreich (FA) y distrofia muscular de Duchenne (DMD) en dos estudios separados.

El profesor Aldo Faisal de Imperial College, quien fue uno de los científicos que concibió la idea, dijo que esta tecnología ofrece muchos beneficios sobre los métodos tradicionales de diagnóstico. «Nuestro nuevo enfoque detecta movimientos sutiles que los humanos no pueden detectar», señaló. «Tiene la capacidad de transformar los ensayos clínicos y mejorar el diagnóstico y el seguimiento de los pacientes», indicó también.

La profesora Paola Giunti, jefa del Centro de Ataxia de UCL, destacó que gracias a este avance será posible “probar más medicamentos con menos pacientes a un costo más bajo»

«Esto va a atraer a la industria farmacéutica a invertir en enfermedades raras», agregó el profesor Richard Festenstein, del London Institute of Medical Sciences del Medical Research Council, institución que ayudó en el desarrollo de la nueva tecnología. «Los principales beneficiarios de nuestra investigación serán los pacientes, porque la tecnología podrá generar nuevos tratamientos mucho más rápido», agregó. 

La principal ventaja del sistema presentado radica en sus habilidades predictivas avanzadas y rápidas. Un equipo de Imperial College lo probó en pacientes con FA y descubrió que podía predecir el empeoramiento de la enfermedad en doce meses, más de la mitad del tiempo que normalmente le tomaría a un experto en la industria. Otro equipo de Great Ormond Street lo probó en 21 niños con DMD y encontró que podía predecir cómo su movimiento sería afectado en seis meses, con mucha más precisión que un médico con las herramientas actuales. 

Hoy en día, no hay cura para la FA o la DMD y el diagnóstico temprano es crucial para el seguimiento de las enfermedades. La FA afecta a uno de cada 50.000 personas, mientras que la DMD afecta a 20.000 niños en todo el mundo cada año. La nueva tecnología puede ofrecer una nueva esperanza a aquellas personas que sufren enfermedades genéticas debilitantes que no tienen tratamientos disponibles, aportando un diagnóstico temprano, que mientras más anticipadamente se proporcione, más posibilidades tienen los pacientes de manejar sus enfermedades de manera efectiva.

Fuente: Link