La búsqueda del sumergible desaparecido del Titanic superó la marca crítica de 96 horas de suministro de oxígeno

La Guardia Costera de Estados Unidos informó de que un robot submarino enviado por un barco canadiense había llegado al fondo del mar. Sin embargo, aún no hay noticias del submarino de OceanGate

Un avión de vigilancia marítima CP-140 Aurora del Ala 14 de la Real Fuerza Aérea Canadiense vuela un patrón de búsqueda del sumergible desaparecido OceanGate, que había estado transportando a cinco personas para explorar los restos del naufragio del hundido SS Titanic (Reuters)Un avión de vigilancia marítima CP-140 Aurora del Ala 14 de la Real Fuerza Aérea Canadiense vuela un patrón de búsqueda del sumergible desaparecido OceanGate, que había estado transportando a cinco personas para explorar los restos del naufragio del hundido SS Titanic (Reuters)

 

La búsqueda del sumergible desaparecido en una expedición para ver los restos del Titanic superó el jueves la marca crítica de 96 horas, cuando el aire respirable podría haberse agotado, un momento sombrío en el intenso esfuerzo por salvar a las cinco personas a bordo.

Se calcula que el sumergible Titán tenía una reserva de aire respirable para unos cuatro días cuando zarpó el domingo por la mañana en el Atlántico Norte, pero los expertos han subrayado que, para empezar, se trataba de una aproximación imprecisa y que podría ampliarse si los pasajeros han tomado medidas para conservar el aire respirable. Y no se sabe si han sobrevivido desde la desaparición del submarino.

Los equipos de rescate han enviado rápidamente barcos, aviones y otros equipos al lugar de la desaparición. El jueves, la Guardia Costera de Estados Unidos informó de que un robot submarino enviado por un barco canadiense había llegado al fondo del mar, mientras que un instituto de investigación francés dijo que un robot de inmersión profunda con cámaras, luces y brazos también se había unido a la operación.

Las autoridades esperan que los sonidos submarinos ayuden a acotar la búsqueda, cuya zona de cobertura se ha ampliado a miles de millas, el doble de Connecticut y en aguas de 2 millas y media (4 kilómetros) de profundidad. Funcionarios de la Guardia Costera dijeron que se habían detectado ruidos submarinos en la zona de búsqueda el martes y el miércoles.

Seguir leyendo: EN VIVO: mientras se agota el oxígeno en el Titan, se lanzaron dos robots de búsqueda para hallar al sumergible con cinco tripulantes a bordo

Jamie Pringle, experto en Geociencias Forenses de la Universidad de Keele, en Inglaterra, dijo que incluso si los ruidos procedían del sumergible, “la falta de oxígeno es la clave ahora; incluso si lo encuentran, todavía tienen que llegar a la superficie y desatornillarlo”.

Se informó de que el Titán se había retrasado el domingo por la tarde a unas 435 millas (700 kilómetros) al sur de St. John’s (Terranova), cuando se dirigía al lugar donde se hundió el emblemático transatlántico hace más de un siglo. OceanGate Expeditions, que dirige el viaje, lleva desde 2021 describiendo la decadencia del Titanic y el ecosistema submarino que lo rodea mediante viajes anuales.

El sumergible Titan, operado por OceanGate Expeditions para explorar los restos del hundido SS Titanic frente a la costa de Terranova, realiza una inmersión en una fotografía sin fecha. OceanGate Expeditions/Handout vía REUTERS
El sumergible Titan, operado por OceanGate Expeditions para explorar los restos del hundido SS Titanic frente a la costa de Terranova, realiza una inmersión en una fotografía sin fecha. OceanGate Expeditions/Handout vía REUTERS

 

El jueves por la mañana se agotaban las esperanzas de encontrar con vida a alguien a bordo del buque.

Aún quedan muchos obstáculos por superar: desde localizar el barco con precisión hasta llegar a él con equipos de rescate y llevarlo a la superficie, suponiendo que siga intacto. Y todo ello antes de que se agote el oxígeno de los pasajeros.

Seguir leyendo: Habló un turista alemán que viajó al Titanic en el sumergible de OceanGate: “Fui ingenuo, era una operación kamikaze”

El Dr. Rob Larter, geofísico marino del British Antarctic Survey, destacó la dificultad de encontrar algo del tamaño del submarino, que mide unos 6,5 metros de largo y casi 3 metros de alto. “Estamos hablando de entornos totalmente oscuros”, en los que un objeto situado a varias decenas de metros de distancia puede pasar desapercibido. “No es más que una aguja en un pajar, a menos que tengas una localización bastante precisa”.

Las alegaciones recién descubiertas sugieren que se habían hecho importantes advertencias sobre la seguridad de la nave durante el desarrollo del sumergible.

Emisoras de todo el mundo comenzaron los noticiarios a la hora crítica del jueves con noticias sobre el sumergible. El canal Al Arabiya, de propiedad saudí, mostró en antena un reloj con la cuenta atrás hasta el momento en que estimaban que podría agotarse el aire.

El capitán Jamie Frederick, del Primer Distrito de Guardacostas, declaró un día antes que las autoridades aún mantenían la esperanza de salvar a los cinco pasajeros a bordo. “Se trata de una misión de búsqueda y rescate al 100%”, declaró el miércoles. Frederick dijo que aunque los sonidos detectados ofrecían la posibilidad de acotar la búsqueda, aún no se había determinado su ubicación exacta ni su origen. “Para ser francos, no sabemos lo que son”, dijo.

El capitán retirado de la Marina Carl Hartsfield, ahora director del Laboratorio de Sistemas Oceanográficos de Woods Hole, dijo que los sonidos han sido descritos como “ruidos de golpes”, pero advirtió que los equipos de búsqueda “tienen que poner toda la imagen en contexto y tienen que eliminar las posibles fuentes artificiales distintas del Titán”.

(infografía: Marcelo Regalado)(infografía: Marcelo Regalado)

 

El informe fue alentador para algunos expertos porque a las tripulaciones de submarinos que no pueden comunicarse con la superficie se les enseña a golpear el casco de su sumergible para ser detectados por el sonar. La Marina de EE.UU. dijo en un comunicado el miércoles que estaba enviando un sistema de salvamento especializado que es capaz de izar “objetos submarinos grandes, voluminosos y pesados, como aviones o pequeñas embarcaciones”.

El Titán pesa 9.000 kilogramos. El Flyaway Deep Ocean Salvage System de la Marina estadounidense está diseñado para levantar hasta 27.200 kilogramos (60.000 libras), según informa la Marina en su sitio web.

A bordo del buque se ha perdido el piloto Stockton Rush, director general de OceanGate. Sus pasajeros son: El aventurero británico Hamish Harding; el empresario paquistaní Shahzada Dawood y su hijo Suleman; y el explorador francés y experto en el Titanic Paul-Henry Nargeolet.

Seguir leyendo: Cómo es el robot submarino del buque que busca un milagro: hallar al Titan en medio del océano

Al menos 46 personas viajaron con éxito en el sumergible de OceanGate al lugar del naufragio del Titanic en 2021 y 2022, según las cartas que la empresa presentó ante un Tribunal de Distrito de EE.UU. en Norfolk, Virginia, que supervisa los asuntos relacionados con el naufragio del Titanic.

Uno de los primeros clientes de la empresa caracterizó una inmersión que hizo en el lugar hace dos años como una “operación kamikaze”.

Imagínese un tubo metálico de unos metros de largo con una plancha de metal por suelo. No puedes estar de pie. No puedes arrodillarte. Todo el mundo está sentado cerca o encima de los demás”, explica Arthur Loibl, un empresario y aventurero jubilado de Alemania. “No puedes tener claustrofobia”.

Durante las 2,5 horas de descenso y ascenso, las luces se apagaron para ahorrar energía, dijo, y la única iluminación procedía de un bastón fluorescente. La inmersión se retrasó varias veces para solucionar un problema con la batería y los contrapesos. En total, el viaje duró 10,5 horas. El sumergible contaba con siete sistemas de reserva para volver a la superficie, entre ellos sacos de arena y tubos de plomo que se descuelgan y un globo hinchable.

Nicolai Roterman, ecólogo de aguas profundas y profesor de biología marina en la Universidad de Portsmouth (Inglaterra), afirmó que la desaparición del Titán pone de relieve los peligros y las incógnitas del turismo de aguas profundas. “Creo que es importante recordar que para nosotros, los humanos, las profundidades marinas son un lugar inhóspito”, afirmó.

Incluso la tecnología más fiable puede fallar y, por tanto, se producirán accidentes. Con el crecimiento del turismo de aguas profundas, debemos esperar más incidentes como éste”.

(The Associated Press).-