La planta de urea entra en nuevo paro; en 7 años, operó sólo al 27% de su capacidad

Según Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) se trata de un paro programado que tiene la finalidad de mejorar la capacidad de producción de esta industria estatal ubicada en el departamento de Cochabamba

Josué Hinojosa

La planta de urea y amoniaco, ubicada en Bulo Bulo, se encuentra en un paro programado que tiene la finalidad de mejorar la capacidad de producción, informó ayer Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

Con los constantes paros desde su inauguración, en 2027, la planta solamente alcanzó una tasa de operación promedio del 27 por ciento en relación a su capacidad instalada, que es de 2.100 toneladas al día. Así lo refleja un análisis elaborado por la consultora Gas Energy Latin America (GELA), en base a datos oficiales.



Sin embargo, YPFB informó que, pese al actual mantenimiento programado de la planta, se “garantiza el abastecimiento del fertilizante para el mercado interno ante la alta demanda que existe en el agro “por su calidad y aporte para la seguridad alimentaria”.

La estatal petrolera añadió que se cumplen los compromisos de exportación de urea.

No obstante, el analista en hidrocarburos y director de GELA, Álvaro Ríos, afirmó que la planta de Bulo Bulo está parada desde hace aproximadamente 50 días y que el mantenimiento se prolongará hasta la primera semana de septiembre.

Ríos subrayó que, como lo señala el análisis de GELA, la planta operó al 27 por ciento de su capacidad entre 2017 y 2023.

“Al 27 por ciento de su capacidad promedio a través de los años, no recuperamos ni el costo de operación y mantenimiento de esa planta, y peor: no hemos generado credibilidad en los mercados de exportación ni en el mercado interno, porque hay empresarios que prefieren importar urea porque no hay un suministro continuo”, dijo Ríos.

Por ello, el analista considera que no es viable construir la segunda planta de urea, como tiene planificado el Gobierno nacional.

“Cómo pensar en una segunda planta si la primera, por siete años, no la podemos hacer trabajar. Me parece irresponsable”, afirmó.

En anteriores declaraciones, el presidente de YPFB, Armin Dorgathen, informó que se tiene previsto que la segunda planta de urea alcance una capacidad de producción de 4 mil toneladas por día. Demandará una inversión de entre 1.800 y 1.900 millones de dólares y un consumo de gas de 2 millones de metros cúbicos día (MMm3d).

Al respecto, Ríos cuestionó de dónde se obtendrá la materia prima para suministrar a esa planta, puesto que la producción de gas es cada vez menor. “¿Vamos a importar gas a 1 dólar el millón de BTU de Argentina para darle a la nueva planta? ¿De dónde va a sacar YPFB los 1.000 o 1.200 millones de dólares que necesita esa planta?”, dijo Ríos.

Ventas superaron los $us 46 millones

Según datos oficiales, YPFB facturó un valor superior a 46 millones de dólares, entre enero y junio de 2023, por la comercialización de 123.908 toneladas de urea granulada.

“En el período mencionado, más de 33.414 toneladas del fertilizante fueron entregados al merca-do interno, mientras que una cantidad superior a 90.490 toneladas se enviaron a Argentina, Brasil, Paraguay y Perú”, informó el presidente de YPFB, Armin Dorgathen, el 18 de julio.

El principal mercado fue Brasil, al que se envió más de 82.400 toneladas del agrofertilizante.