Condenaron a 22 años de cárcel a Enrique Tarrio, ex líder del grupo Proud Boys, por el asalto al Capitolio de EEUU

La sentencia al líder del grupo de fanáticos del expresidente Donald Trump (2017-2021) es la más alta de todas las que se han pronunciado contra los líderes del grupo nacionalista, quienes fueron declarados culpables de sedición el pasado mayo tras un juicio que se prolongó durante cuatro meses.

FOTO DE ARCHIVO: Enrique Tarrio, con otros miembros de los ultraderechistas Proud Boys se manifiestan en apoyo al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para protestar contra los resultados de las elecciones presidenciales estadounidenses de 2020, en Washington, Estados Unidos, el 14 de noviembre de 2020. REUTERS/Hannah McKay/File Photo
FOTO DE ARCHIVO: Enrique Tarrio, con otros miembros de los ultraderechistas Proud Boys se manifiestan en apoyo al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para protestar contra los resultados de las elecciones presidenciales estadounidenses de 2020, en Washington, Estados Unidos, el 14 de noviembre de 2020. REUTERS/Hannah McKay/File Photo

Fuente: Infobae

 



El ex líder de Proud Boys, Enrique Tarrio, fue sentenciado el martes a 22 años de prisión por orquestar el ataque de su grupo de extrema derecha al Capitolio de Estados Unidos en un intento fallido de detener la transferencia del poder presidencial después de que Donald Trump perdiera las elecciones de 2020.

La sentencia de Tarrio es la más larga hasta ahora entre más de 1.100 casos de disturbios en el Capitolio, superando las sentencias de 18 años que recibieron el fundador de Oath Keepers, Stewart Rhodes, y el ex líder de Proud Boys, Ethan Nordean, después de que los jurados los declararon culpables de conspiración sediciosa y otros cargos.

Se produce mientras el Departamento de Justicia se prepara para juzgar a Trump en el mismo tribunal de Washington bajo cargos de que el entonces presidente planeó ilegalmente aferrarse a un poder tras perder las elecciones de 2020 con Joe Biden.

El caso Tarrio (y cientos de otros similares) funciona como un vívido recordatorio del caos violento alimentado por las mentiras de Trump en torno a las elecciones y la medida en que sus falsas afirmaciones ayudaron a inspirar a los extremistas de derecha que finalmente irrumpieron en el Capitolio para frustrar el proceso pacífico de transferencia del poder presidencial.

Tarrio se puso de pie para hablar antes de que se dictara la sentencia y pidió indulgencia, describió el 6 de enero como una “vergüenza nacional” y se disculpó con los agentes de policía que defendieron el Capitolio y los legisladores que huyeron aterrorizados. Su voz se quebró cuando expresó remordimiento por decepcionar a su familia y juró que había terminado con la política.

ARCHIVO - Manifestantes partidarios del entonces presidente Donald Trump irrumpen en el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero de 2021, en Washington. (AP Foto/John Minchillo, archivo)
ARCHIVO – Manifestantes partidarios del entonces presidente Donald Trump irrumpen en el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero de 2021, en Washington. (AP Foto/John Minchillo, archivo)

 

No soy un fanático político. Infligir daño o cambiar los resultados de las elecciones no era mi objetivo”, dijo Tarrio.

“Por favor, tengan piedad”, dijo, y agregó: “Les pido que no me quiten mis 40 años”.

Los fiscales habían pedido 33 años tras las rejas para Tarrio, describiéndolo como el cabecilla de un complot para utilizar la violencia para romper la piedra angular de la democracia estadounidense y anular la victoria electoral de Joe Biden, un demócrata, sobre Trump, el actual republicano.

Necesitamos asegurarnos de que las consecuencias sean muy claras para cualquiera que pueda estar descontento con los resultados de 2024, 2028, 2032 o cualquier elección futura mientras se recuerde este caso”, dijo el fiscal Conor Mulroe. “Este fue un acto calculado de terrorismo”.

Tarrio no estaba en Washington D.C. cuando los miembros de Proud Boys se unieron a miles de partidarios de Trump, que rompieron ventanas, golpearon a agentes de policía y llenaron las cámaras de la Cámara y el Senado mientras los legisladores se reunían para certificar la victoria de Biden. Pero los fiscales dicen que el residente de Miami, de 39 años, organizó y dirigió el asalto de los Proud Boys desde lejos, inspirando a sus seguidores con su carisma y su inclinación por la propaganda.

Tarrio había sido arrestado dos días antes del motín en el Capitolio acusado de destruir una pancarta de Black Lives Matter durante una manifestación anterior en la capital del país, y había cumplido con la orden de un juez de abandonar la ciudad después de su arresto.

ARCHIVO - Henry "Enrique" Tarrio, líder de Proud Boys, participa en un mitin de la milicia neofascista en Portland, Oregon, el 26 de septiembre de 2020. (AP Foto/Allison Dinner, archivo)
ARCHIVO – Henry “Enrique” Tarrio, líder de Proud Boys, participa en un mitin de la milicia neofascista en Portland, Oregon, el 26 de septiembre de 2020. (AP Foto/Allison Dinner, archivo)

 

El juez de distrito estadounidense Timothy Kelly, nominado para el cargo por Trump, estuvo de acuerdo con los fiscales en que los crímenes de los Proud Boys podrían ser castigados como “terrorismo”, aumentando la sentencia recomendada según las pautas federales. Pero finalmente condenó a los Proud Boys a penas de prisión más cortas de las que pedían los fiscales.

La columna vertebral del caso del gobierno fueron cientos de mensajes intercambiados por Proud Boys en los días previos al 6 de enero que, según los fiscales, mostraban cómo los extremistas se veían a sí mismos como revolucionarios y celebraban el ataque al Capitolio, que hizo que los legisladores huyeran a la clandestinidad.

Mientras los Proud Boys invadían el Capitolio, Tarrio los animó desde lejos y escribió en las redes sociales: “Hagan lo que hay que hacer”. Más tarde ese día, en un chat grupal cifrado de Proud Boys, alguien preguntó qué debían hacer a continuación. Tarrio respondió: “Hazlo de nuevo”.

“No se equivoquen”, escribió Tarrio en otro mensaje. “Hicimos esto”.

FOTO DE ARCHIVO. Partidarios de Donald Trump irrumpen en el Capitolio, durante una manifestación para impugnar la certificación de los resultados de las elecciones presidenciales de 2020 por parte del Congreso  en Washington, Estados Unidos, el 6 de enero de 2021. REUTERS/Shannon Stapleton
FOTO DE ARCHIVO. Partidarios de Donald Trump irrumpen en el Capitolio, durante una manifestación para impugnar la certificación de los resultados de las elecciones presidenciales de 2020 por parte del Congreso en Washington, Estados Unidos, el 6 de enero de 2021. REUTERS/Shannon Stapleton

Los abogados de Tarrio negaron que los Proud Boys tuvieran algún plan para atacar el Capitolio o detener la certificación de la victoria de Biden. Argumentaron que los fiscales utilizaron a Tarrio como chivo expiatorio de Trump, quien habló en el mitin “Stop the Steal” cerca de la Casa Blanca el 6 de enero e instó a sus partidarios a “luchar como el infierno”.

Tarrio es el último líder de Proud Boys condenado por conspiración sediciosa para recibir su castigo. Tres compañeros de Proud Boys declarados culpables por un jurado de Washington del cargo de sedición, rara vez utilizado, fueron sentenciados a penas de prisión que oscilan entre 15 y 18 años.

El Departamento de Justicia está apelando la sentencia de 18 años de prisión de Rhodes, el fundador de Oath Keepers, quien fue declarado culpable de conspiración sediciosa en un caso separado, así como las sentencias de otros miembros de su grupo de milicias antigubernamentales que fueron más leves que las que habían impuesto los fiscales. buscado. La fiscalía había pedido 25 años de prisión para Rhodes.

(Con información de AP)