Las Alasitas llaman la atención al ignorar la venta de literatura pirata

La feria de miniaturas pasa por alto el comercio ilegal de libros piratas en sus numerosos stands

Por Carolina Galarza



Fuente: El Deber

Este año, la feria de Alasitas, reconocida por su amplia exhibición de miniaturas y productos diversos, ha captado la atención de la Cámara Departamental del Libro y varias librerías locales debido a la falta de control hacia la venta de libros piratas en sus puestos de exposición.

Durante una visita efectuada a la feria de miniaturas en Santa Cruz de la Sierra el pasado viernes, se detectó que hay seis puestos de venta de literatura pirata. Esta situación ha generado una creciente preocupación y descontento, tanto entre las librerías establecidas en la ciudad, como entre aquellos individuos cuyos medios de subsistencia dependen del comercio legal de libros.

Para abordar esta situación, representantes de la Cámara Departamental del Libro, acompañados por dos fiscales y delegados de algunas librerías, se adentraron en la feria de ‘Alasitas’ con el fin de evaluar de primera mano la situación. Hortensia Caballero, de la librería Alma Mater, compartió su inquietud al respecto, enfatizando que esta problemática dificulta aún más la comercialización de libros originales en Santa Cruz de la Sierra.

El fiscal Cristian Ruiz, quien estuvo presente durante la inspección de estos puestos, ha afirmado que se están emitiendo citaciones a los propietarios de los locales y a los proveedores, como parte de una investigación que se ha iniciado debido a acusaciones de falsificación.

Asimismo, Ruiz señaló que estas medidas están siendo implementadas en respuesta a las solicitudes de autores y escritores comprometidos, así como de las organizaciones encargadas de la creación de obras literarias originales.

Los comerciantes participaron en la feria como miembros de diversas asociaciones, incluyendo algunas que, en sus carteles, figuraban afiliadas con la Central Obrera Departamental y la FE.D.E.A.N.

Hasta el momento no se desalojó a los vendedores. La Cámara Departamental del Libro expresa su preocupación porque los derechos de autor están en juego en este asunto, y el fiscal Ruiz afirmó que la Fiscalía se encargará de asegurar el cumplimiento de la legalidad en todo el proceso.

Por otro lado, si bien es cierto que en Santa Cruz se ha tolerado la venta informal de libros en distintos sectores de la ciudad, resultó llamativo que la feria de ‘Alasitas’ haya permitido este tipo de comercio, especialmente dado que no se ajusta a la categoría de “cosas pequeñas”, que suele ser el enfoque central de la feria. La incertidumbre persiste en cuanto a la resolución de esta controversia que afecta al comercio literario en la ciudad.