El jefe del Movimiento Al Socialismo (MAS), Evo Morales, dijo que el congreso de su partido tendrá un debate un profundo sobre la “derechización” del gobierno del presidente Luis Arce.

En su explicación, el además dirigente cocalero fustigó las declaraciones del presidente Arce, que pidió no temer el pluralismo de ideas.

Podemos tener diferencias, no hay que tener ningún miedo a las diferencias. Las diferencias siempre van a existir, porque son más bien el producto del avance del proceso dialéctico que tiene el instrumento político”, dijo en un acto en Ivirgarzama, en Cochabamba, el 26 de marzo de este año.

Otro hecho que cuestionó Morales tiene que ver con los talleres políticos que lidera el vicepresidente David Choquehuanca en diferentes regiones. “La derechización va a ser un debate profundo en el congreso del MAS IPSP (…). Cuando dice talleres y seminarios políticos (liderados por) David Choquehuanca, es derechización. Cuando Lucho Arce nos dice que no hay que tener miedo al pluralismo de ideas, al pluralismo ideológico, nos estás diciendo ‘no tengan miedo a la derecha dentro del MAS’», reclamó Morales.

El congreso de esa fuerza política está previsto para el 3, 4 y 5 de octubre en el municipio de Lauca Ñ, en el trópico de Cochabamba.

Evo Morales

Pero no solo advirtió “derechización” en las acciones de Arce y Choquehuanca, sino en los dichos del ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, que el 28 de agosto informó que entre el 80% y 90% de la droga que ingresa al país se cristaliza en el Chapare.

Sobre eso, Morales dijo que el ministro “sataniza y criminaliza” el movimiento cocalero.

Además, dijo que los reclamos por la “derechización” del Gobierno emergieron desde las organizaciones sociales que forman parte del MAS.

“Nosotros (el MAS y el movimiento campesino) parimos este proceso y vamos a mantener la parte ideológica y programática (…). Un movimiento político nace con principios; si no cambia de principios, ese partido político o ese movimiento, es de por vida”, sostuvo.

De manera recurrente, Morales dijo que “el MAS (como tal) no está en el Gobierno”; pues advirtió políticas “neoliberales” en varios ámbitos, por ejemplo la economía y la supuesta protección al narcotráfico.