El mayor banco público de Brasil pide disculpas por su papel en la esclavitud del siglo XIX

La Fiscalía abrió una investigación tras descubrir que entre los fundadores y accionistas de la institución bancaria estaban «algunos de los traficantes de esclavos más notorios de la época».

Banco do Brasil. Stephen McCarthy / Sportsfile for Web Summit Rio / Gettyimages.ru

Fuente: RT

 



La presidenta del estatal Banco do Brasil (BB), Tarciana Medeiros, pidió «perdón al pueblo negro» por la implicación de la entidad en la esclavitud y el tráfico de cautivos africanos durante el siglo XIX.

«Directa o indirectamente, toda la sociedad brasileña debería pedir disculpas a los negros por cualquier tipo de participación en ese triste momento de la historia», afirmó Medeiros, la primera afrodescendiente que preside el BB, la mayor institución financiera pública del país suramericano.

En septiembre, el Ministerio Publicó abrió una investigación civil contra el BB después de que un grupo de historiadores investigase el papel de la entidad (fundada en 1808) con la economía esclavista de aquel tiempo. Las pesquisas revelaron que los fundadores y accionistas de la institución financiera «se encontraban entre algunos de los traficantes de esclavos más notorios de la época».

Niños trabajan los campos de caña de azúcar en 1900. Francois Ancellet / Gamma-rapho / Gettyimages.ru

 

Los especialistas detallaron que la entidad se benefició de la recaudación de impuestos a las embarcaciones dedicadas al tráfico de personas y que el capital para la formación del banco provino de la economía de la época, donde la esclavitud y la trata de personas tenían un papel central.

La disculpa es parte de un acuerdo que el banco alcanzó con el Ministerio Público, en el que se solicitó que la entidad reconociese su participación en la esclavitud en aquella época y presentase un «plan de reparación».

«Enfrentar el racismo estructural»

Medeiros pidió «perdón a los negros por sus versiones predecesoras» y aseguró que el BB «trabaja intensamente para enfrentar el racismo estructural en el país».

Entre las medidas anunciadas destaca la promoción en el mercado laboral de personas negras, talleres sobre diversidad, equidad e inclusión, así como otras medidas relacionadas con el combate al racismo.

Brasil, que fue el último país en América Latina en prohibir la esclavitud (1988), recibió cerca de cuatro millones de personas a las que se les obligó a trabajar en las plantaciones de azúcar, café y otros productos agrícolas.

Sin embargo, decenas de años después, el país sigue afrontando retos que ponen de relieve que la desigualdad permanece viva en la sociedad. 

Miles de trabajadores siguen malviviendo sometidos al trabajo forzoso. Solo en 2022, fueron rescatadas de condiciones análogas a la esclavitud 2.575 personas, la mayoría de la comunidad negra.