Avasallamientos son una “estrategia de toma territorial para tener después un intento de victoria electoral”, dice Valverde

En la provincia Guarayos se han dado situaciones violentas por toma de tierras en donde incluso se han registrado personas fallecidas

El ataque en La Londras es uno de los casos que se investiga actualmente

Fuente: Unitel



El analista y periodista Carlos Valverde ve una inacción de parte de las autoridades de Gobierno, de Justicia y de la Policía sobre el poner un freno a los avasallamientos en Santa Cruz, que cada vez son ejecutados con mayor violencia por grupos irregulares.

Considera que las instituciones llamadas por ley a poner un alto a este flagelo social y económico están tomadas por el poder político, por lo que se observa una falta de acciones concretas y de oficio para avanzar en las investigaciones de estos casos que tienen como último antecedente, lo ocurrido en la comunidad Pailitas en donde se registró una persona fallecida por impactos de bala.

“Esto (avasallamientos) tiene que ver con una estrategia de toma territorial para tener después un intento de victoria electoral. (Luis) Arce Catacora pretende consolidar el triunfo de las últimas elecciones de gobernación”, dijo el periodista en entrevista con La Revista de UNITEL.

En Bolivia, según dijo, las autoridades no actúan de oficio y que “si es policial, esperan la orden del Ministerio de Gobierno. Si es un asunto ya en la justicia, esperan la orden del Ministro de Justicia. Y el Ministro de Justicia y el Ministro de Gobierno tienen una absoluta y cerradísima relación con el triángulo al que le estoy hablando de la estrategia política electoral. Y tras de ello van, así que yo no veo mucha esperanza de que esto se solucione”.

Frenar el desarrollo cruceño

¿Qué podría pasar si es que esto no se detiene a tiempo? Según Valverde, hay una intención, primero, de impulsar la “destrucción” del aparato productivo cruceño, “que también buscan eso”, y que con esta toma de tierras lo que “buscan (es) frenar el desarrollo cruceño. No destruirlo porque se quedan sin comer, pero sí frenarlo el desarrollo”.

Ahorita hay 60 mil hectáreas solo en Guarayos. Calculemos que hay unos 130 predios amenazados, pero hay por lo menos 55 tomados, que la gente está negociando permanentemente para que se salgan, les cede tierra. Está en esta negociación personal porque el Estado no aparece”, expuso el periodista y analista