Declarar estado de excepción, el planteamiento del IBCE para frenar los avasallamientos

En medio del conflicto por tierras en Santa Cruz, el máximo ejecutivo de los Interculturales alegó que su sector “jamás” estuvo relacionado con los avasallamientos

Foto referencial. En las últimas gestiones se registraron diferentes conflictos por tierras en Santa Cruz

Fuente: Unitel



Tras las amenazas de dirigentes identificados como Interculturales y en medio de los nuevos episodios de violencia relacionados con conflictos de tierras, desde el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), el gerente general Gary Rodríguez planteó una nueva medida para frenar esta situación que golpea a diferentes regiones: declarar estado de excepción.

Rodríguez calificó la situación de peligrosa y más cuando hay normas que establecen límites para mantener la paz social. “Esto que hemos escuchado realmente es lamentable, nos llama profundamente la atención y a la preocupación”, manifestó respecto a la postura del mencionado sector sobre el llamado a tomar armas.

 

“La Constitución Política del Estado (CPE) establece la posibilidad de estado de excepción cuando hay un riesgo, un peligro inminente, para la pacífica convivencia entre los ciudadanos. No ha habido un país donde sin el uso de la fuerza, cuando se ha dado una afrenta a esta naturaleza, que se haya solucionado un conflicto”, sostuvo el ejecutivo del IBCE.

El artículo 137 de la CPE establece que en caso de peligro para la seguridad del Estado, amenaza externa, conmoción interna o desastre natural, la Presidenta o el Presidente del Estado tendrá la potestad de declarar el estado de excepción, en todo o en la parte del territorio donde fuera necesario.

Asimismo, lamentó que las autoridades no hubieran actuado con contundencia respecto a este escenario donde no solo se registraron excesos que derivaron en heridos y muertos, sino que también pone en peligro las actividades del agro (estratégico para el autoabastecimiento y las exportaciones) y la propia fe del Estado.

Por su parte, el secretario ejecutivo de la Confederación Sindical de Comunidades Interculturales Originarias de Bolivia (CSCIOB), Esteban Alavi, aseguró que su sector “jamás” estuvo relacionado a los avasallamientos y que si se detectara una situación de esta índole no será defendida.

“Los interculturales jamás se dedican a avasallar, ni a asaltar, se dedican a producir para garantizar la seguridad alimentaria. Cualquier cosa que dañe a la Constitución Política o las normas, por eso está la justicia, nadie va a defender las cosas irregulares que cometen”, afirmó.

Hace una semana, en la comunidad de Pailitas, de la provincia Guarayos, en Santa Cruz, hubo enfrentamientos entre interculturales de la Central Pailitas frente a campesinos donde una persona perdió la vida.

Días después de aquellos hechos, dirigentes interculturales de San Julián emitieron una resolución donde, entre otros puntos, “condenaron a muerte” a los empresarios por la autoría de la muerte de uno de sus compañeros.