En la segunda parte de su entrevista Marset se declara creyente de Dios y dice que «no se mete con periodistas y fiscales»

La última parte de la entrevista a Marset será publicada este domingo 3 de diciembre en el programa Santo y Seña, de Uruguay

El narcotraficante uruguayo Sebastián Enrique Marset Cabrera se declaró creyente de Dios y dijo que “no se mete con fiscales o periodistas” por lo que negó ser el responsable de la muerte del fiscal paraguayo Marcelo Pecci, durante su luna de miel en Colombia.



“Para mí las personas que hacen su trabajo están en lo correcto. No me meto con periodistas, con fiscales, con nadie. Yo hago lo mío y cada uno tiene su trabajo”, dijo Marset en el adelanto de la segunda parte de la entrevista que se emitirá este domingo 3 de diciembre en el programa Santo y Seña.

Estas declaraciones Marset las da para cuestionar la alerta roja que emitió Interpol de Paraguay por el asesinato del fiscal Pecci, que se registró en mayo de 2022. Este fiscal paraguayo fue quien lideró, tres meses antes de su muerte, la operación «A Ultranza Py», considerada como el mayor operativo contra el crimen organizado y lavado de dinero dispuesto por el gobierno de Paraguay, en el que se logró desarticular la banda de Marset.

En la primera parte de esta entrevista, que fue difundida el domingo pasado, ya había negado estar detrás del crimen al fiscal paraguayo. «Por suerte están saliendo las cosas a la luz y yo no tengo ni un 0.1% que ver en eso, no estoy afín tampoco. No conocía a Marcelo Pecci. Lo conocí cuando lo vi ahí en la tele» declaró.

En el adelanto de la segunda parte, Marset también responde a si se considera creyente: “Para mí está Dios y la familia, después todo el resto, y soy de mucha fe. Porque todo se sabe”, señaló.

Además, señala que hubiera preferido tomar otro camino si hubiera sabido que iba ser buscado internacionalmente por narcotráfico. “Me hubiera quedado pintando autos”, respondió el uruguayo prófugo

Bolivia lo busca con alerta azul

Según la Policía Boliviana, Marset está prófugo desde el pasado 29 de julio, cuando logró huir junto a su esposa Gianina García Troche y sus hijos menores de edad, luego de secuestrar a tres policías de inteligencia que buscaban capturarlo en su mansión, ubicada en el 5to anillo de la avenida Alemania.

Sebastián Marset tiene seis procesos penales que le siguen en Bolivia, tiene orden de aprehensión y una notificación azul de Interpol en su contra. Mientras que en Paraguay tiene una notificación roja activada por tráfico de drogas.

En Uruguay, la Fiscalía inició una investigación contra autoridades de Gobierno que tramitaron un pasaporte para Marset, para que sea liberado en Dubai, sabiendo que tenía antecedentes por narcotráfico.

Estas indagaciones motivaron las renuncias del canciller Francisco Bustillo, así como del ministro y viceministro del Interior, Luis Alberto Heber y Guillermo Maciel.