¿Está desapareciendo Corea del Sur?

El ejemplo surcoreano demuestra que la escasez de nacimientos puede empeorar mucho más rápidamente que la tendencia general de los países ricos hasta ahora

Por Ross Douthat

El presidente surcoreano Yoon Suk Yeol (reuters)

El presidente surcoreano Yoon Suk Yeol (reuters)



Fuente: infobae.com

Desde hace algún tiempo, Corea del Sur es un caso sorprendente del problema de despoblación que se cierne sobre el mundo desarrollado. Casi todos los países ricos han visto cómo sus tasas de natalidad se situaban por debajo del nivel de reemplazo, pero eso suele significar alrededor de 1,5 hijos por mujer. Por ejemplo, en 2021, Estados Unidos se situaba en 1,7, Francia en 1,8, Italia en 1,3 y Canadá en 1,4.

Pero Corea del Sur se distingue por haber caído por debajo del nivel de reemplazo en la década de 1980, pero últimamente ha estado cayendo aún más: por debajo de un hijo por mujer en 2018, a 0,8 después de la pandemia, y ahora, en datos provisionales para el segundo y tercer trimestres de 2023, a sólo 0,7 hijos por mujer.

Merece la pena desentrañar lo que esto significa. Un país que mantuviera una tasa de natalidad a ese nivel tendría, por cada 200 personas en una generación, 70 personas en la siguiente, una despoblación superior a la que la peste negra provocó en Europa en el siglo XIV. Si se repite el experimento en una segunda generación, la población original de 200 personas se reduce a menos de 25 personas. Si se repite, la población se aproxima al colapso causado por la superfluidad ficticia de “The Stand”, de Stephen King.

Según los criterios de los columnistas de prensa, soy un alarmista de la baja natalidad, pero en cierto modo me considero optimista. Del mismo modo que el pánico a la superpoblación de los años sesenta y setenta asumió erróneamente que las tendencias continuarían simplemente al alza sin adaptación, sospecho que un pesimismo profundo sobre la trayectoria descendente de las tasas de natalidad -del tipo que imagina una América del siglo XXII dominada por los amish, por ejemplo- infravalora la adaptabilidad humana, hasta qué punto las poblaciones que florecen en medio del declive demográfico modelarán un futuro de mayor fertilidad y atraerán conversos con el tiempo.

En ese espíritu de optimismo, no creo que la tasa de natalidad de Corea del Sur se mantenga tan baja durante décadas, ni que su población descienda de los 51 millones actuales a los millones de un dígito que sugiere mi experimento mental.

Pero sí creo en las estimaciones que proyectan un descenso a menos de 35 millones de personas a finales de la década de 2060, y ese descenso por sí solo puede ser suficiente para empujar a la sociedad coreana a la crisis.

Habrá que elegir entre aceptar un declive económico pronunciado a medida que la pirámide de edad se invierte rápidamente o intentar acoger a inmigrantes en una escala muy superior a las cifras que ya están desestabilizando Europa Occidental. Será inevitable el abandono de los ancianos, las grandes ciudades fantasma y los rascacielos en ruinas, y la emigración de los jóvenes que no ven futuro como guardianes de una comunidad de jubilados. Y en algún momento, es muy posible que se produzca una invasión de Corea del Norte (tasa de fertilidad actual: 1,8), si su vecino del sur se esfuerza por mantener un ejército capaz en el campo de batalla.

Para el resto del mundo, mientras tanto, el ejemplo surcoreano demuestra que la escasez de nacimientos puede empeorar mucho más rápidamente que la tendencia general de los países ricos hasta ahora.

Esto no quiere decir que vaya a ser así, ya que hay una serie de pautas que distinguen a Corea del Sur. Por ejemplo, una de las causas más citadas de la escasez de nacimientos en Corea es la brutal cultura de la competición académica, que apila las “escuelas preparatorias” por encima de la educación normal, generando ansiedad en los padres y miseria en los estudiantes, y haciendo que la vida familiar sea potencialmente infernal de tal forma que disuade a la gente incluso de intentarlo.

Otra es la peculiar interacción entre el conservadurismo cultural del país y la modernización social y económica. Durante mucho tiempo, la revolución sexual en Corea del Sur se vio parcialmente frenada por las costumbres sociales tradicionales; por ejemplo, el país tiene tasas muy bajas de nacimientos fuera del matrimonio. Pero, con el tiempo, esto produjo rebeliones entrelazadas, una revuelta feminista contra las expectativas sociales conservadoras y una reacción antifeminista masculina, impulsando una polarización tajante entre los sexos que ha reconfigurado la política del país incluso cuando ha llevado la tasa de matrimonios a mínimos históricos.

Tampoco ayuda el hecho de que el conservadurismo surcoreano sea históricamente más confuciano y familiar que religioso en el sentido occidental; en mi opinión, una fuerte creencia religiosa es un mejor acicate para la formación de la familia que la costumbre tradicionalista. O que el país lleva mucho tiempo en la vanguardia de la cultura de los juegos de Internet, lo que atrae a los jóvenes, sobre todo, a la existencia virtual y los aleja del sexo opuesto.

Pero ahora que he escrito estas descripciones, no parecen simples contrastes con la cultura estadounidense, sino exageraciones de las tendencias que nosotros también experimentamos.

Nosotros también tenemos una meritocracia agotadora. Nosotros también tenemos una creciente división ideológica entre hombres y mujeres en la Generación Z. Nosotros también nos estamos secularizando y forjando un conservadurismo cultural que es antiliberal pero no necesariamente piadoso, una derecha espiritual pero no religiosa. También nosotros luchamos por dominar las tentaciones y patologías de la existencia virtual.

Así pues, la tendencia actual en Corea del Sur es algo más que una sombría sorpresa. Es una advertencia sobre lo que es posible para nosotros.

© The New York Times 2023