Esta es la lección del 11-S que Israel necesita aprender

Tras el 7 de octubre pensé en los atentados de 2001 y me pregunté: ¿qué desearía haber hecho antes de lanzar dos guerras de venganza y transformación en Afganistán e Irak por las que ellos y nosotros pagamos un precio enorme?

Soldados israelíes durante una incursión en la ciudad cisjordana de Jenin, el 29 de noviembre de 2023 (Europa Press)

Soldados israelíes durante una incursión en la ciudad cisjordana de Jenin, el 29 de noviembre de 2023 (Europa Press)



Fuente: infobae.com

Mientras Israel debate qué hacer a continuación en la Franja de Gaza, espero que los dirigentes político-militares de Israel reflexionen sobre el adagio que a menudo se atribuye a Confucio: “Antes de embarcarte en un viaje de venganza, cava dos tumbas”: una para tu enemigo y otra para ti mismo.

Sabio Confucio.

La razón por la que yo desconfiaba tanto de que Israel invadiera Gaza con el objetivo de eliminar totalmente a Hamas no era, desde luego, por ninguna simpatía hacia Hamas, que ha sido una maldición para el pueblo palestino incluso más que para Israel. Era por una profunda preocupación de que Israel estuviera actuando por rabia ciega, apuntando a un objetivo inalcanzable -borrar a Hamas de la faz de la tierra, como defendía uno de sus ministros- y sin ningún plan para la mañana siguiente.

Al hacerlo, Israel podría quedarse atrapado en Gaza para siempre, siendo dueño de todas sus patologías y teniendo que gobernar a sus más de 2 millones de habitantes en medio de una crisis humanitaria, y lo que es peor, desacreditando al propio ejército israelí en el que intentaba restaurar la confianza de los israelíes.

Sinceramente, pensé en Estados Unidos después del 11-S. Y me pregunté, ¿qué desearía haber hecho más antes de lanzar dos guerras de venganza y transformación en Afganistán e Irak por las que ellos y nosotros pagamos un precio enorme?

Ojalá hubiera abogado por lo que la CIA llama una “Célula Roja” o “Equipo Rojo”, un grupo de oficiales de inteligencia ajenos a la cadena de mando militar o política directa, cuyo principal trabajo hubiera sido examinar los planes y objetivos de guerra para Irak y Afganistán y ponerlos a prueba proponiendo alternativas contrarias a los objetivos alcanzables para restaurar la seguridad y disuasión de Estados Unidos. Y que las recomendaciones de ese Equipo Rojo se hicieran públicas antes de entrar en guerra.

Como me dijo un alto funcionario retirado de la inteligencia estadounidense: El papel de la Célula Roja de la CIA en otros problemas espinosos “era ayudar al gobierno de Estados Unidos a tomar decisiones con los ojos bien abiertos y reducir, pero no eliminar, el riesgo. No es un signo de debilidad tomar decisiones con pleno conocimiento de causa, y creo que la Célula Roja es una gran herramienta para sopesar opciones alternativas y posibles efectos de segundo y tercer orden. Los líderes de Israel deben ser rigurosos y no sólo apasionados en este momento”.

Así que con esto en mente propongo que Israel cree no sólo un Equipo Rojo para cómo tratar con Hamas en Gaza, sino también un Equipo Azul para criticar al Equipo Rojo. Israel necesita un debate interno mucho más sólido porque se ha precipitado claramente en una guerra con múltiples objetivos contradictorios.

El objetivo declarado de Israel es recuperar a todos sus rehenes restantes -ahora más de 130 soldados y civiles- al tiempo que destruye a Hamas y su infraestructura de una vez por todas, al tiempo que lo hace de una manera que no cause más víctimas civiles en Gaza de las que el gobierno de Biden puede defender, y sin dejar a Israel responsable de Gaza para siempre y teniendo que pagar sus facturas todos los días. Buena suerte con todo eso.

He aquí lo que un Equipo Rojo israelí podría señalar y defender en su lugar.

Para empezar, debido a que el ejército y el Gabinete se precipitaron en Gaza en esta guerra y aparentemente nunca planificaron el final del juego, Israel se encuentra ahora en una difícil situación. Ha empujado a más de un millón de civiles del norte de Gaza hacia el sur para alejarlos de la lucha mientras intentaba acabar con todos los combatientes de Hamas en la ciudad de Gaza y sus alrededores. Pero ahora, la única manera de que Israel pueda llevar la guerra terrestre al sur de Gaza -alrededor de Jan Yunis, donde se sospecha que los altos dirigentes de Hamas se esconden en túneles- es atravesando esta masa de desplazados y creando aún más.

Ante este predicamento, el Equipo Rojo israelí sugeriría una alternativa radical: Israel debería pedir un alto el fuego permanente al que seguiría una retirada israelí inmediata de todas las fuerzas militares en Gaza con la condición de que Hamas devolviera a todos los rehenes que ha dejado, civiles y militares, y a cualquier muerto. Pero Hamas no obtendría prisioneros palestinos a cambio. Sólo un acuerdo limpio: retirada israelí y alto el fuego permanente a cambio de los más de 130 rehenes israelíes.

Habría un asterisco israelí, sin embargo, que no estaría escrito, pero todo el mundo entendería que está ahí: Israel se reserva el derecho en el futuro de llevar ante la justicia a los altos dirigentes de Hamas que planearon esta masacre. Sin embargo, como hizo tras la masacre de Múnich, Israel lo hará con un bisturí, no con un martillo.

¿Cuáles podrían ser las ventajas de una estrategia así para Israel? El Equipo Rojo citaría cinco.

En primer lugar, toda la presión para un alto el fuego que evite a los civiles de Gaza más muerte y destrucción recaerá sobre Hamas, no sobre Israel. Dejemos que Hamas diga a su gente que vive bajo el frío y la lluvia -y al mundo- que no aceptará un alto el fuego por el mero precio humanitario de devolver a todos los rehenes israelíes.

Además, Israel se habría asegurado de que Hamas no obtuviera ninguna gran victoria política de esta guerra, como obligar a Israel a liberar a los más de 6.000 palestinos que tiene en sus cárceles a cambio de los rehenes que Hamas retiene. No, no, sería un acuerdo limpio: alto el fuego permanente a cambio de rehenes israelíes y punto. El mundo puede entenderlo. Que Hamas lo rechace y declare que quiere más guerra.

En segundo lugar, algunos, quizá muchos, en Israel se quejarían de que los militares no lograron su objetivo declarado de eliminar a Hamas, por lo que fue una victoria de Hamas. El Equipo Rojo respondería que, para empezar, el objetivo no era realista, especialmente con un gobierno israelí de derechas que no está dispuesto a trabajar con la Autoridad Palestina más moderada de Cisjordania para construir una alternativa a Hamas que dirija Gaza.

Lo que Israel habrá conseguido, argumentaría el Equipo Rojo, es haber enviado un poderoso mensaje de disuasión a Hamas y a Hezbollah en Líbano: vosotros destruís nuestras aldeas, nosotros destruiremos 10 veces más las vuestras. Son cosas feas, pero Oriente Medio es una jungla hobbesiana. No es Escandinavia.

FILE PHOTO: Hamas leader Yehya Al-Sinwar looks on as palestinians Hamas supporters take part in an anti-Israel rally over tension in Jerusalem's Al-Aqsa mosque, in Gaza City October 1, 2022. REUTERS/Mohammed Salem/File Photo

FILE PHOTO: Hamas leader Yehya Al-Sinwar looks on as palestinians Hamas supporters take part in an anti-Israel rally over tension in Jerusalem’s Al-Aqsa mosque, in Gaza City October 1, 2022. REUTERS/Mohammed Salem/File Photo

Y piénsalo bien: Tras ese alto el fuego permanente, Yehia Sinwar, el líder de Hamas, tendría que salir de su túnel, entrecerrar los ojos al sol y enfrentarse a su propio pueblo por primera vez desde que empezó esta guerra. Sí, la mañana después de que salga, mucha gente de Gaza lo llevará a hombros y cantará su nombre por haber asestado un golpe tan duro a los judíos. Pero a la mañana siguiente de la mañana siguiente, predice el Equipo Rojo, muchos de los que lo llevan a hombros empezarán a susurrarle: “Sinwar, ¿en qué estabas pensando? Mi casa es ahora un montón de escombros. ¿Quién va a reconstruirla? Mi trabajo en Israel, que daba de comer a mi familia de 10 miembros, ha desaparecido. ¿Cómo voy a alimentar a mis hijos? Tienen que conseguirme ayuda humanitaria internacional y una casa y un trabajo nuevos, ¿y cómo van a hacerlo si siguen lanzando cohetes contra los judíos?”.

Pero a la mañana siguiente del día después, vaticinaría el Equipo Rojo, muchos de los que le llevaban en volandas empezarían a susurrarle: “Sinwar, ¿en qué estabas pensando? Mi casa es ahora un montón de escombros. ¿Quién va a reconstruirla? Mi trabajo en Israel, que daba de comer a mi familia de 10 miembros, ha desaparecido. ¿Cómo voy a alimentar a mis hijos? Tienen que conseguirme ayuda humanitaria internacional y una casa y un trabajo nuevos, ¿y cómo van a hacerlo si siguen lanzando cohetes contra los judíos?”.

Con Israel fuera, la crisis humanitaria creada por esta guerra en Gaza pasaría a ser problema de Sinwar y Hamas, como debe ser. Todos los problemas de Gaza serían culpa de Sinwar, empezando por los puestos de trabajo.

Hay que tener en cuenta, como ha señalado recientemente Reuters, que antes del 7 de octubre Israel estaba expidiendo “más de 18.000 permisos que permitían a los gazatíes cruzar a Israel y a Cisjordania ocupada por Israel para ocupar puestos de trabajo en sectores como la agricultura o la construcción que normalmente suponían salarios hasta 10 veces superiores a lo que podía ganar un trabajador” en Gaza. Gaza también exportaba más de 130 millones de dólares al año en pescado, productos agrícolas, textiles y otros productos a Israel y Cisjordania. Ahora todo eso se ha acabado.

En tercer lugar, el Equipo Rojo israelí argumentaría que esto creará el mismo tipo de disuasión para Hamas que los devastadores bombardeos de Israel sobre las comunidades pro-Hezbollah en los suburbios del sur de Beirut en la guerra de 2006 entre Israel y Hezbollah. El líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, nunca se ha atrevido a provocar una guerra a gran escala con Israel desde entonces.

El Equipo Rojo añadiría que no sólo el daño que Israel ha infligido a Hamas y Gaza crearía una disuasión similar, sino también el hecho de que Israel podría ahora reimaginar y reforzar sus propias defensas fronterizas. Hamas ha mostrado a Israel dónde estaban todas sus vulnerabilidades y cómo introdujo tantas armas de contrabando, e Israel puede ahora asegurarse de que esto no vuelva a ocurrir.

En cuarto lugar, una de las mayores ventajas estratégicas de que Israel salga de Gaza a cambio de un alto el fuego supervisado internacionalmente es que entonces podría dedicar toda su atención a Hezbollah en el sur del Líbano. A Hezbollah e Irán no les gustaría eso. Quieren que Israel esté permanentemente sobrecargado militarmente y obligado a mantener a una buena parte de sus más de 300.000 reservistas -que impulsan su economía- permanentemente movilizados para gobernar Gaza.

También quieren que la economía de Israel esté permanentemente sobrecargada para pagar por ello. Y quieren que Israel esté moralmente sobrecargado al ser permanentemente dueño de la crisis humanitaria de Gaza, para que cada día que el sol no brille en Gaza, la lluvia no caiga, la electricidad no fluya, el mundo diga que es culpa de Israel. Los peores enemigos de Israel no podrían diseñarle un destino peor, y eso es por lo que rezan Hezbollah e Irán.

Por último, argumentaría el Equipo Rojo israelí, Israel tiene importantes curaciones que hacer en casa. Este ataque sorpresa se produjo porque Israel tenía un primer ministro, Benjamin Netanyahu, que había fracturado el país al intentar montar un golpe judicial demencial y que gobernó Israel durante un total de 16 años con una estrategia de dividir a todo el mundo -religiosos de laicos, izquierda de derecha, asquenazíes de sefardíes, árabes israelíes de judíos israelíes- debilitando el sistema inmunológico del país. Israel sólo podrá curarse internamente y reanudar su proyecto de normalizar las relaciones con sus vecinos árabes y forjar una relación estable con los dirigentes palestinos más moderados de Cisjordania si se destituye a Netanyahu. Si la guerra se eterniza, eso nunca ocurrirá. Y eso es exactamente lo que quiere Netanyahu.

Pero ahora viene el Equipo Azul israelí. ¿Qué diría sobre el Equipo Rojo?

Bueno, en primer lugar, se preguntaría, ¿qué hacer si Sinwar simplemente dice no, no voy a aceptar sólo un alto el fuego, necesito a mis más de 6.000 prisioneros fuera de las cárceles israelíes y voy a pagar el precio en la opinión pública occidental para resistir por ellos? Entonces Israel vuelve a estar atascado.

El Equipo Azul israelí diría: Tenemos una idea mejor. Primero, rebajar nuestros objetivos. Declarar que el objetivo militar no es borrar a Hamas de la faz de la tierra, sino disminuir significativamente su capacidad de combate.

Porque, diría el Equipo Azul, en realidad no creemos en la disuasión. Hezbollah no ha sido realmente disuadida desde 2006. Eso es una ilusión. Irán sólo está guardando a Hezbollah para el día en que Israel amenace su programa nuclear. Nosotros, los del Equipo Azul, creemos en disminuir constantemente las capacidades de nuestros enemigos. Una vez que hayamos disminuido en gran medida las capacidades de Hamas, no vamos a quedarnos en Gaza para siempre hasta que matemos a todos sus líderes.

En lugar de ello, retrocederemos y crearemos un perímetro y puestos avanzados a una milla dentro de la frontera entre Gaza e Israel para garantizar que nuestras comunidades fronterizas no puedan ser atacadas nunca más por tierra como ocurrió el 7 de octubre. Y lo haremos para recalcar que tenemos la capacidad y la intención de regresar a voluntad si Hamas sigue lanzándonos cohetes. Si Hamas quiere cambiar a nuestros rehenes por prisioneros, podemos hablar. En cuanto a la gobernanza de Gaza, un Hamas disminuido puede seguir al mando si eso es lo que quieren los gazatíes. Dejemos que Hamas se encargue del agua y la electricidad.

Por último, el Equipo Azul diría a los dirigentes políticos israelíes: “Dejen de mentirse a sí mismos y a la opinión pública. Si intentamos conquistar y mantener toda Gaza, Gaza no sólo nos tragará al final, sino que ustedes los políticos crearán enormes dudas en la mente del público sobre el ejército al darle un objetivo inalcanzable e Israel simplemente no puede permitirse más dudas sobre el ejército ni un segundo más”.

En resumen, Israel necesita este tipo de debate interno, en el que un Equipo Rojo y un Equipo Azul israelíes puedan recordar a los dirigentes del país que a Israel no le espera un resultado perfecto en Gaza. Arreglar Gaza “de una vez por todas” siempre fue una fantasía.

Pero he aquí lo que no es una fantasía: la verdadera historia de las relaciones entre Israel y Hamas. Es muy sencilla. Es guerra, tiempo muerto, guerra, tiempo muerto, guerra, tiempo muerto, guerra, tiempo muerto …. Hamas prospera en las guerras, porque es lo único que puede ofrecer y para lo que existe. Israel prospera en los largos tiempos muertos, en los alto el fuego, cuando todas sus fuerzas sociales, económicas e innovadoras pasan a primer plano. Irán, Hamas y Hezbollah quieren arrastrar a Israel a un estado de guerra permanente. Israel necesita un Equipo Rojo y un Equipo Azul que aboguen en su lugar por un alto el fuego más prolongado, una frontera más reforzada y la flexibilidad necesaria para regresar a Gaza si Hamas le obliga a ello.

No es perfecto, pero perfecto nunca estuvo en el menú. Es Oriente Medio, Jake.

© The New York Times 2023