Las lecciones de los triunfos y las catástrofes de Kissinger

Fue el más sabio de los líderes de la política exterior estadounidense y el más inconsciente, el más previsor y el más miope, el que tiene el mayor legado -y el que más deberíamos estudiar para aprender lo que no hay que hacer

Por Nicholas Kristof

El ex secretario de Estado estadounidense Henry Kissinger frente a su retrato en el ayuntamiento de Fuerth (DPA)

El ex secretario de Estado estadounidense Henry Kissinger frente a su retrato en el ayuntamiento de Fuerth (DPA)



Fuente: infobae.com

Conocí a Henry Kissinger muy poco (se esforzaba por seducir a los periodistas, igual que creía en seducir a otros adversarios), pero veo lecciones tanto en sus logros como en sus catástrofes.

Kissinger era intelectualmente brillante y lo sabía. Tenía la capacidad de ver a la vuelta de las esquinas, percibir las posibilidades de cambio y luego trabajar incansablemente para lograrlas. Su profundo conocimiento de la historia, en particular del “concierto de Europa” del príncipe Metternich a principios del siglo XIX, contribuyó a su éxito en las estrategias de equilibrio de poder y es un buen ejemplo de por qué estudiar historia no es sólo para nerds.

A principios de la administración Nixon, China estaba aislada y sumida en el caos, con la Guardia Roja arrasando el país. Pero Kissinger vio una oportunidad y la alimentó de forma que condujo a lo inimaginable: una visita presidencial y, finalmente, la normalización de las relaciones y una explosión del comercio. Rusia se sintió lo suficientemente superada como para invitar a Richard Nixon a Moscú y firmar un acuerdo histórico de control de armamentos.

Del mismo modo, Kissinger se dio cuenta de que la guerra del Yom Kippur de 1973 no sólo había creado una crisis militar, sino también una apertura diplomática, y emprendió una furiosa diplomacia itinerante que finalmente ayudó a sentar las bases de la paz entre Egipto e Israel que transformó Oriente Medio.

Sin embargo, para ser tan hábil con la diplomacia, estaba ciego ante la fuerza del nacionalismo, y muchos de sus peores errores consistieron en despreciar a los países pequeños como peones que había que sacrificar, junto con sus habitantes.

“No puedo creer que una potencia de cuarta categoría como Vietnam del Norte no tenga un punto de ruptura”, dijo Kissinger en una ocasión, por lo que amplificó los bombardeos con un horrible coste humano. Veía el mundo a través de un prisma de gran potencia y no apreciaba que Vietnam y Camboya no eran simples fichas de dominó y que el Viet Cong no estaba motivado por órdenes de Moscú, sino por un profundo anhelo de tomar el control de su propia nación.

Kissinger cometió un error similar en Bangladesh durante la guerra de 1971, al ponerse del lado de Pakistán, que masacró a hindúes y bengalíes por igual. Fue un error tan infructuoso como imperdonable. Murieron cientos de miles de personas, pero Bangladesh triunfó, humillando a Estados Unidos y debilitando su posición en el sur de Asia.

Algo parecido ocurrió en Timor Oriental. Y en las calles de Timor Oriental o Bangladesh o Vietnam, Kissinger no parece un genio de la política exterior, sino un estadounidense torpe que nunca entendió la vida de la gente a la que se encogió de hombros masacrando.

Uno de los mayores errores que ha cometido Estados Unidos en el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial ha sido el repetido fracaso a la hora de apreciar la fuerza del nacionalismo, y Kissinger lo ejemplificó. Nuestros desastres en Vietnam, Afganistán, Irak, Irán y tantos otros lugares reflejaron en parte nuestro olvido de los agravios nacionalistas. Es un extraño punto ciego para un país como el nuestro, que surgió porque Gran Bretaña no tuvo en cuenta nuestro propio nacionalismo naciente.

Durante milenios, la fuerza militar fue prácticamente la única moneda de cambio en los asuntos internacionales. Como dijo Tucídides al describir una masacre de atenienses en Melos: “Los fuertes hacen lo que pueden, y los débiles sufren lo que deben”. Ese era el ecosistema de Kissinger, y lo dominaba.

Sin embargo, eso ya estaba empezando a cambiar. Al fin y al cabo, lo que acabó con la Unión Soviética no fueron los misiles, sino la economía, las comunicaciones y la sociedad civil, impulsadas en parte por los Acuerdos de Helsinki, que Kissinger ayudó a conseguir en 1975, creando un mínimo espacio para la disidencia en el bloque comunista.

En la época de Kissinger, la agenda de la política exterior se centraba principalmente en las fronteras, el control de armamentos y las alianzas. Ahora es mucho más amplia y abarca el cambio climático, la trata de seres humanos, los chips informáticos, los estupefacientes, los derechos humanos, las epidemias, la economía y muchas otras cuestiones; lo que antes era ajedrez en dos dimensiones se ha convertido en ajedrez en tres dimensiones, que requiere una caja de herramientas mucho mayor para obtener resultados.

Uno de los puntos fuertes de Estados Unidos durante la mayor parte del siglo pasado en todo el mundo ha sido nuestro poder blando: la admiración por nuestra democracia y nuestras libertades, el anhelo por nuestros bluejeans y nuestras películas y videojuegos, el respeto por nuestras universidades. La indiferencia de Kissinger hacia los derechos humanos y la democracia reforzó a veces temporalmente nuestro poder duro, pero comprometió nuestro poder blando.

Por eso considero que Kissinger es demasiado complicado para encajar en la caricatura de estadista heroico o criminal de guerra. Lo que sus admiradores pasan por alto es que cientos de miles de personas murieron innecesariamente a causa de sus errores, y que sus meteduras de pata en Vietnam, Asia Meridional y otros lugares dañaron el prestigio de Estados Unidos. Lo que sus detractores pasan por alto es que redujo el riesgo de guerra entre las superpotencias y en Oriente Próximo, al tiempo que impulsó enormemente el control de armamentos. En cierto modo, hizo que el mundo fuera más seguro.

¿Cómo podemos aplicar las lecciones de Kissinger, como él hizo con las de Metternich?

En el caso de China, uno de los países por los que más se preocupó Kissinger, creo que la lección es la importancia de seguir implicando a Pekín y de buscar formas creativas de desactivar la cuestión de Taiwán, debido a la importancia primordial de evitar una guerra entre superpotencias. Pero creo que otra lección es que no debemos ignorar la opresión en Tíbet y Xinjiang, porque los derechos humanos importan, y las aspiraciones nacionalistas tibetanas y uigures perdurarán.

En Oriente Medio, tal vez una lección sea que las aspiraciones nacionalistas palestinas de tener un Estado se enconarán hasta que se hagan realidad y que la “guerra por la paz” (como la denominó Kissinger, o como la aplica el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu) consume vidas sin hacer avanzar realmente la paz.

Sin embargo, también hay una lección sobre ver la esperanza incluso en los momentos más oscuros, sobre tener la imaginación de ver con 10 pasos de antelación cómo las partes enfrentadas podrían algún día agotarse y estar dispuestas a darse la mano. Eso significa intentar sin descanso colocar las piezas en su sitio incluso en los momentos más sombríos, como hizo Kissinger con gran esfuerzo durante y después de la guerra del Yom Kippur, para que finalmente pueda surgir de la niebla un camino hacia la paz.

© The New York Times 2023